¡Sláinte, whiskeras y whiskeros! Hace unos días escribimos sobre, Islay, esa región productora de Whisky donde todo sabe a mar y a humo, a naufragio, y ya en ese texto seminal os prometimos seguir con las otras zonas escocesas dedicadas a este destilado. Bueno, pues aquí estamos, y hoy vamos con Speyside.

Speyside: una ciudad fea, fantasmas y monstruos acuáticos

Whisky de Islay

Speyside, arriba a la derecha. BEBER MAGAZINE

La región de Speyside está situada al noroeste de Escocia, la vertebra el río Spey, y su ciudad más importante es la un poco fea Aberdeen, a la que no por qué sí la llaman ‘la ciudad gris’. Y mira que Speyside, y Escocia en general, es verde y fértil. Aberdeen, no.

Cosas reseñables de Speyside tienen que ver con animales mitológicos y el más allá. Ahí está el Lago Ness y su monstruo acuático, el querido Nessie, y también el imponente Castillo de Fyvie, donde solo viven el jardinero que mantiene los setos; su esposa, de la que no se conoce ocupación, y un montón de fantasmas que hacen saltar las alarmas del castillo a pesar de estar vacío. Spooky.

Además, hay whisky. Speyside alberga más de la mitad de las destilerías de Escocia, que no es poco, y es así porque ahí tienen gran cantidad de agua que, además, es de gran pureza. El número total de destilerías ronda la cincuentena; trago arriba, trago abajo.

Esta profusión conlleva muchos tipos de Whisky diferente. Y aunque suele decirse que los destilados de Speyside huelen a miel, vainilla, manzana y pera, la verdad es que la zona es una miríada whiskera. Pero, bueno, por algún sitio hay que empezar. Así que vamos a por dos estilos bastante extendidos en esas latitudes.

Speyside cara A: whiskys ligeros, afrutados y dulzones

Whisky de Speyside: Glenfiddich y Glenivet

Fáciles y dulzones. BEBER MAGAZINE

Por un lado están los single malt ligeros y dulzones que triunfan en el mundo entero; de hecho son los single malt más vendidos del mundo. Algunas destilerías famosísimas que se inclinan por este estilo son The Glenivet y Glenfiddich y dos de sus referencias más populares y representativas son The Glenlivet 12 Years Reserve Collection (36,95 euros en Drinks&Co) y Glenfiddich 12 Años (30,95 euros en Drinks&Co), respectivamente. ¿Qué por qué elegimos los 12 años y no otros más evolucionados? Pues precisamente por eso, porque no se trata de ver hasta dónde puede llegar la destilería con sus guardas y mezclas, sino de fijar un estilo que, repito, es suave, tirando a dulzón y en nariz puede recordar a miel, flores, manzana, vainilla… cosas así.

Speyside cara B: redondeo a la jerezana

Whisky de Speyside: The Macallan y Glenfarclas

Amplios y complejos. BEBER MAGAZINE

Luego está la tendencia o tradición; no sabría decir si es lo uno, lo otro o ambas cosas; de envejecer Whisky en barricas de Jerez. Destilerías como The Macallan y Glenfarclas dominan este rubro que da líquidos mucho más redondeados y complejos, igualmente suaves, pero mucho más largos. En fin, que están más ricos. The Macallan Sherry Oak 12 Years (69,90 euros en Drinks&Co) y Glenfarclas 12 Years (40,95 en Drinks&Co) son dos grandes ejemplos. Ambos han estado envejecidos en barricas que previamente habían servido de criaderas de Oloroso.

¿Lo mejor de Speyside?

En conclusión, así como Islay tiene un estilo bastante reconocible, catar un Whisky de Speyside a ciegas y levártelo a, pongamos, las Lowlands o Campbeltown, es bastante fácil. Entonces, aquí hay que distinguir el grano de la paja y dejarse la pasta. Ahí van algunas recomendaciones entre poco asequibles y un poco caras, pero todas de terminar tocando la gaita.