La selección de vinos que representará a la D.O. Navarra durante 2022 es una clara demostración de que esta zona puede sobresalir en muchos más géneros que en vinos rosados. Y no es que tengamos nada en contra de los vinos rosados, aquí somos muy de rosados y muy de rosa en general. De hecho, una de mis canciones favoritas de hoy y de siempre es la interpretación de La vie en rose que Grace Jones se marcó en Portfolio, álbum con el que debutó en 1977 y que se mantiene en perfecta forma. ¡Qué hit!

Pero, al caso…

La selección, que la DO utilizará en sus eventos oficiales para ilustrar su diversidad vitivinícola, sale de una cata a ciegas de 120 referencias presentadas por 40 bodegas pertenecientes al consejo regulador, llevado por gente campechana y simpatiquísima, con los que tanto puedes conversar sobre aspectos técnicos del vino como de crímenes horrendos. Eso se agradece en una mesa, la verdad.

Vinos de Navarra

Quinteto navarro. DO NAVARRA

A saber, los vinos son: Guerinda La Blanca 2021 de Bodegas Máximo Abete, Chardonnay con buena acidez y frescura, Viñedo Cinco Garnacha Viñas Viejas 2021 de Señorío de Sarría, rosado largo y voluminoso, Marco Real Pequeñas Producciones Syrah 2020, tinto corpulento pero fluido al mismo tiempo, Señora de las Alturas 2020 de Viña Zorzal, garnacha directa y afilada por la que caí rendido, y Ochoa Moscatel Vendimia Tardía 2020 de Bodegas Ochoa, fragante y envolvente hasta decir basta.

Lo dicho, estos vinos vienen a demostrar que una zona que históricamente ha apostado por rosados con cierta corpulencia sabe hacer otros estilos de vino, estilos que ejemplifican muy bien la variedad de climas –David Palacios Algarra, presidente de la DO afirma que en su tierra confluyen todos los climas de España–, suelos, alturas y variedades de un territorio que va de lo desértico de las Bárdenas a los verdes, húmedos y misteriosos montes del Baztán; donde sale, de nuevo, la temática criminal.

Muy recomendable. Beber vinos de Navarra. Matar, no.