¿Qué les pasa a los vinos de Jerez? A los vinos de Jerez no les pasa nada, pero a la mayoría de la gente sí. Pasa que viven en el imaginario colectivo como vinos dulces y viejunos y casposos. Las jefazas de Wine, Women & Words y la divulgadora de vino Amaia Soto lo saben y tuvieron una idea buena, buenísima. Puede que los vinos de Jerez, a priori, no se les antojen muy apetecibles a un sector joven y hipster de Barcelona, pero los pasteles de queso de Jon Cake sí. Por si no los conoces, te diré que son los mejores pasteles de queso del mundo, y no lo digo solo yo sino la comunidad repostera en masa (de hojaldre).

Amaia i Jon, el jerez y las tartas de queso. WINE, WOMEN AND WORDS.

Así que Wine, Women & Words y Amaia se pusieron en contacto con Jon quien, ¡oh, sorpresa!, es amante del vino de Jerez (otro dato que corrobora que de viejuno nada) y montaron el pasado 11 de noviembre el evento “Let Them Eat Cake, Sherry & Cheesecake” en la Hidden Factory de Barcelona. Todo muy cool, por eso allí que me fuí.

Y me lo vais a agradecer porque fue una gran forma de desmentir los prejuicios que existen alrededor de estos vinos y de paso, daros las tres recomendaciones que Amaia seleccionó para que se nos quitaran las tonterías de golpe.

Amaia Soto es experta y divulgadora de vinos, además de apasionada por los vinos de Jerez. Y es joven y moderna y estupenda, igual que algunas de las elaboradoras de vinos de Jerez que hay en España, lo que ya supone el primer ¡zaska! a la presunta casposidad de estos vinos. De hecho, Amaia tiró de mitos sobre el jerez para demontarlos uno a uno con su selección. Una selección, por cierto, inspirados por mujeres o elaborados por las enólogas más prestigiosas del Marco de Jerez. Al acompañarse con tres de los pasteles de Jon Cake más vendidos, de paso pudimos comprobar la gran versatilidad gastronómica de los vinos de Jerez. Pero vayamos por partes.

¿De verdad son dulces los vinos de Jerez?

Primer mito desmontado con un Manzanilla Pasada en Rama Pastora de Bodegas Barbadillo. Este vino lleno de personalidad (se hace con una levadura que data de 1827) es seco en boca, lo que le iba que ni pintado a la Clásica de Jon Cake, a base de Parmigiano Reggiano, Grana Padano, Gorgonzola y Mascarpone. “Lo bueno de tomar Jerez con la tarta de queso es que ayudan a que cada bocado de la tarta sepa como el primero”, fue lo que nos explicó Jon. Y es cierto; la tarta de queso puede hacerse muy saturante, así que cada trago te limpia la boca y te deja a puntito de más. Y lo mismo te pasará con verduras, pescado, marisco, anchoas, y lo que quieras, que esta manzanilla es muy top.

¡Uy, qué difícil maridar los vinos de Jerez!

Pues para nada. Resulta que, por ejemplo,  el amontillado es un potenciador de algunas características gastronómicas, especialmente del picante. Si te lo tomas con curry te explota la cabeza. Amaia nos puso en las narices un Amontillado Escuadrilla de Lustau; un vino envejecido, elaborado con crianza oxidativa 100% uva Palomino Fino. Y como potenciador de sabor que es, el cheesecake de Ideazábal (¿te he dicho antes que tanto Amaia como Jon son vascos?) sacó con nota sus toques ahumados en una armonía conjunta que ya les gustaría a los socios de gobierno de cualquier país.

¿Pero los vinos de Jerez no son para viejunos?

Pintón, ¿verdad? WINE, WOMEN AND WORDS

También te lo puede parecer el queso cabrales, y tú dale un bocado a la tarta de cabrales de Jon. Eso sí, acompáñala con el Dry Sack Solera Especial de Williams and Humbert y entenderás aquello de que los opuestos se atraen. El Dry Sack es un Medium Cream dulce, con una mezcla de crianza biológica y oxidativa, elaborado con Palomino Fino y Pedro Ximénez que le va que ni pintado a la tarta salada. Por cierto, este vino lo ha hecho Paola Medina, directora técnica y enóloga de la bodega Williams & Humbert, quien en una entrevista a BEBER Magazine nos dijo que la mejor forma de acercar el vino de Jerez a la gente joven era “a través de la información y la divulgación. Haciéndoles ver las diferentes opciones que ofrecen los vinos de Jerez en cada una de sus categorías. Vinos que funcionan de maravilla en diferentes momentos y modos de consumo. Como aperitivo, en la coctelería y como excelente acompañamiento en la mesa… “.  Amaia, Paola tiene que estar orgullosísima de ti.

Amaia Soto hizo un buen trabajo, ¿a que sí, Paola?. WINE, WOMEN AND WORDS

El último Jerez que probamos fue el Cream Leona de la bodega Viuda de Manjón, servido ‘on the rocks’ con una rodaja de naranja. Funcionaba de maravilla con cualquiera de las tres tartas. Es un vino de espectro dulce ideal como aperitivo.

Y una vez abierto, el vino de Jerez dura una eternidad, ¿verdad?

Un poco más abajo, una receta de Jon en exclusiva para ti. No es de tarta de queso. WINE, WOMEN AND WORDS.

Pues no, no es una de esas botellas que se guardan abiertas en el mueble bar y se sacan de Pascuas a Ramos. De hecho, los finos y manzanillas aguantan poco, así que guárdalos en la nevera como máximo una semana. Los más envejecidos podrían llegar a durar hasta dos meses una vez abiertos. ¿Crees que no lo vas a consumir? Entonces te dejamos aquí un regalito: cómo usarlo para preparar un foie. Como buen amante del jerez, Jon nos desveló su truqui receta. Deja unas cuantas uvas pasas marinando en jerez durante 8 horas. Corta el foie en rodajas finas, pásalas por la plancha vuelta y vuelta y tírales el jerez del marinado por encima para napar. Sirve con las pasas.

Venga, ya tienes un plato navideño y cuatro recomendaciones de jerez para marinarlo, ahora que ya sabes que beber jerez es lo más.