La Navidad.

Fiestas asociadas a la celebración y a los regalos.

Cuidado, no es una cuestión menor, los regalos para la gente con empatía (no es mi caso) y con ganas de sorprender y agradar (no es mi caso) se pueden convertir en una tortura.

Autotortura. Como esa gente que va y se compra un perro.

Lo del canino no lo puedo solucionar, ni quedarme con él cuando os vayáis de viaje, ni pasearlo cuando no os apetezca o haga mucho frío. Pero en los regalos sí que puedo echar una mano y recomendaros una serie de botellas, una para cada gran evento navideño, con las que quedaréis fetén ante cualquier tipo de público.

Garantía de @colectivodecantado

Cena de trabajo: Primitivo Collantes, Socaire, 2017, VT. Cádiz. 16,70 euros.

En principio a la cena de trabajo no hace falta que se incluya el ritual del regalo pero, de un tiempo a esta parte, gente muy psicópata, y con mucha violencia reprimida, por no hablar de ciertos departamentos de RRHH de multinacional anglosajona, han incluido en este evento, ya de por si expuesto a la vergüenza ajena y a la tentativa de acoso sexual, el satánico juego del “amigo invisible”.

Esta ruleta rusa social hace que tengas que elegir un obsequio de manera unilateral, ya que al no conocer a su receptor, a priori, hay que tirar de un objeto, en este caso botella, transversal, que sirva para todo tipo de público.

No puede ser muy caro pero tampoco puedes parecer un tieso, puede acabar en tu asqueroso compañero pero también en tu asqueroso jefe clave para tu ascenso o, al menos, mantenedor de tu cómodo estatus. Muy delicado.

Por ello lo mejor es tirar de un vino exclusivo pero por volumen, no por precio, que esté bien bueno y tenga mucho culto. Ideal para gente que lee a Carlos Ruíz Zafón, o mediocridades similares, pero también para quien sabe quién era Wilhelm Furtwängler. 

Socaire es la única opción lógica. Eso es así.

Nochebuena: Viña Ardanza, Reserva, Selección Especial, 2010, DOCa Rioja. 20,50 euros.

Mucha gente (yo mismo), ya empieza Nochebuena al mediodía del 24D, lo que se conoce como tardebuena, o mañanabuena, por lo que a esta reunión lo normal es llegar ya finos.

Por eso hay gente que, por la euforia del momento, decide comprar una botella para servirla de holocausto vínico para por la noche. Muy rumboso todo.

Entonces dado este contexto no debéis llevar un vino ligerito y gracioso, no. Hay que llevar jerarquía porque con la que lleváis encima, o la tiene o ni os vais a enterar.

Mi recomendación es este último Viña Ardanza de mega añada que se va a convertir en un vino tremendamente especulable y que ya está bien bueno.

Navidad: Niepoort, Redoma Branco, 2018, Douro. 23,40 euros.

Estás de resaca o discutiste cruelmente con un familiar que ha votado a VOX. O todo a la vez.

Por ello lo mejor es presentarte, si es que buscas la reconciliación, con un vino fresco, atlántico, que no es muy caro y pertenece a un país que mola mucho pero que le va todo un poco peor que a España. Eso reconforta mucho a la identidad nacional.

También puedes optar por seguir la guerra y no aparecer, o llegar a la comida navideña de mal rollo pero para eso con que te presentes con cualquier cerveza ya queda ofensivo.

La Navidad no es tiempo de cerves.

Nochevieja: Jacques Selosse, Brut Initial, Champagne. 169 euros.

Es la última noche del año, y bien porque te haya ido fenomenal, bien por lo contrario, no es una noche para miserias. Tu aportación debe ser #tiesosunfriendly.

Nada mejor que este sobrevalorado elaborador de ultra culto. Es cierto que si vuestra compañía no es iniciada, y queréis disfrutar en serio, quizá sea mejor llevar un Pol Roger de los caros. Pero bueno, el caso es que vuestra ofrenda tiene que ser de taco gordo.

Día de Reyes: Grupo El Gaitero, Sidra de Hielo 1898. 29,05 euros.

Estáis saturados y el gran protagonista del día, quitando los niños y los regalos, es el roscón y el debate que se va a montar en torno a si es mejor con relleno de nata, sin relleno o relleno fantasía. O si los de pastelería están sobrevalorados y que ojito al del Aldi.

Lo mejor es abstraerse a tanta miseria y abriros una sidra El Gaitero, pero no cualquiera, esta a 30 euros la botella de 37,5 cl, no tiene burbujas (es una icecider) y es muy dulce.

Más que vuestro supermarket roscón.

¡¡¡Felices fiestas!!!