Que la cerveza artesana ha llegado a Barcelona para quedarse es una realidad. Sitios como Sumac & Mambo –o La Tèxtil– lo demuestran. Porque si esto aún fuera una moda pasajera, algo minoritario, ¿qué pintaría un sitio fashion de Enrique Granados con una impecable lista de birras que se renueva cada semana? 

Sumac & Mambo es un restaurante/bar o bar/restaurante –no sé– que ocupa el local que albergó Video Instan, el que fuera el video-club más antiguo –y de culto– de España . La parte líquida la protagoniza la cerveza artesana. La parte sólida una cocina con raíces iranís que desde el restaurante se define como “oriental” porque, quizá, lo iraní no mola lo suficiente o el inconsciente colectivo lo asocia con uranio enriquecido. Que lo adjetive fashion… en fin, es que es un sitio muy fashion, cosmopolita, lleno de gente a la que le da igual ocho que ochenta, con DJ, que saldrá en revistas de interiorismo, ¡que está en Enrique Granados!

Cerveza artesana Barcelona como la de Sumac & mambo

Quince birrotes. BEBER MAGAZINE

El día que fuimos a Sumac & Mambo había quince birrotes pinchados. Cosas de Soma, Basqueland, Almogàver, Imchi, Dupont… cerveceras históricas y recientes, nacionales y extranjeras y, lo que es más interesante todavía, un montón de estilos para catar. Alberto Sama maneja la oferta líquida, escucha y te guía, si hace falta. Bebimos Glug, glug, glug ,una NEIPA de Soma; Volksbier, la Pilsner de Almogàver; North Brewing That Smile, una Gose afrutada de Freddo Fox

Beer flight. SUMAC & MAMBO

Y vuelvo al principio. ¿Es un triunfo o una derrota que la cerveza artesana llegue a la calle más farandulera de Barcelona? Últimamente siempre me pregunto lo mismo. Y cada vez lo tengo más claro.

Las personas más militantes no perderán su base. Y si les parece que se desvirtúa porque otras personas compartan su afición, entonces, estarán diciendo lo mismo que “a mí me gustaba Love of Lesbian cuando tocaban en el Magic“. Sin embargo, el desembarco de la cerveza artesana en locales como Sumac & Mambo no es que la haga más transversal, no es que haga crecer la industria, es que normaliza la situación con respecto a otros países donde el craft beer no es una excepción, sino la regla.

Por cierto, la comida, muy buena. Increíble el kebab, en serio.