Hoy en Beber Magazine vengo con el -para mí, sin duda- estilo de vino más atractivo de la vinología nacional. Sobre todo cuando está bien hecho –y los que traigo a colación están muy bien hechos–. Sí: como podéis intuir por el nombre del artículo, voy con el socairismo.

Pero, ¿qué es el socairismo?

Es la cualidad de aquel vino en el que hay una matizada presencia de velo de flor –crianza biológica– o ha realizado la crianza, o parte, en una barrica, o bota, en la que lo ha habido. También se da cuando el elaborador juega con las oxidaciones para que quede un toque que nos recuerda a los vinos del Marco de Jerez o Montilla, o, para los iniciados, al Jura.

¿Por qué se llama socairismo a este movimiento?

Porque yo lo llamo así, que es lo que importa.

¿Y por qué lo llamas así?

Porque Socaire, de la bodega chiclanera Primitivo Collantes, fue el primer vino de estas características que, de verdad, me impresionó. Sé que hay referencias del mismo estilo anteriores a Socaire, pero no me gustaron tanto como en su momento lo hizo la añada fundacional de Socaire, la 2014.

Después de esta auto-entrevista al más puro estilo del referente Jose Luis Garci –tiene un libro en el que la mitad consiste en entrevistarse a sí mismo–, ya solo queda recomendaros cuatro vinos de índole socairista, pero no ya es que no sean gaditanos… es que ni son andaluces. El socairismo está por todos lados, amigos. Empiezo.

Bat Gara Aromas del Sur 2018

Ocho apellidos socairistas. BEBER MAGAZINE

El primero es uno de los socairismos más exóticos que se pueden dar en la geografía nacional. Y es que estamos ante un Txakolí. Un Txakolí socairista. Un Socaire vasco.

La convivencia vasco-andaluza siempre genera anécdotas divertidas. Mirad el peliculón que es 8 Apellidos Vascos. Mucho.

Si aun no os ha explotado la cabeza y siguen vigentes vuestras constantes vitales, tengo que deciros que estamos ante un monovarietal de Hondarribi Zuri que, aunque os parecerá increíble si lo habéis probado, no tiene crianza biológica. Pero esta gente de Bat Gara se las apaña divinamente con la barrica de cerezo y su arte con la crianza oxidativa para dar con un socaire muy Jura. Buenísimo, pero muy escaso. La vida.

Precio: 18 euros.

Esmeralda García Michika 2017

Desde Segovia sin rencor. BEBER MAGAZINE

El socairismo puede con todo, incluso con la verdeja, en este caso de Segovia. Segovia, provincia famosa por su gente árida, pasivo agresiva y malencarada, da este vino winelover a morir, ya que no es solo que la uva haya sufrido velo de flor: es que su fermentación se ha producido en tinajas de barro.

Verdeja que no verdejea, tinajera y con crianza biológica.  Un sueño de Esmeralda García que no llega a 25 euros, beberciers. Hacedme el favor de interrumpir esta lectura y comprad un par de botellas ya mismo.

Precio: 24,45 euros.

Ultreia La Claudina 2018

El Corte Inglés es winelover. BEBER MAGAZINE

Esta fiesta no se la podía perder uno de los viticultores estrella de este país: el sumamente prolífico Raúl Pérez. 

Aquí el velo de flor afila a esta Godello para dejarnos uno de los mejores -y más adictivos- ejemplos de socairismo no andaluz. También se agota rápido, y eso que tiene un cierto precio. Pero por alguna extraña razón las Gourmet Experience de El Corte Inglés tienen nutridos stocks de esta referencia, incluso con varias añadas a la venta. De hecho, ayer mismo me hice con tres botellas del 2015. El Corte Inglés es que es la hostia.

Precio: 36,50 euros.

Pepe Mendoza Casa Agrícola Velo de flor Ánfora 2017

Sold Out. BEBER MAGAZINE

No lo vais a poder comprar a no ser que os topéis con una botella por ahí perdida en alguna estantería. Pero me da igual resultar de utilidad y no deja de ser esta una manera de poner el foco sobre el cultwinemaker Pepe Mendoza. Que más allá de su gama fija, va sacando colecciones cápsula jugando con elementos wineloveristas como ánforas o velo de flor incluso en tintos –aunque ahí no se nota el picorcito–. El que aquí nos ocupa fue una alicantina mezcla de Merseguera con un 5% de Moscatel –más podría ser una dosis letal–.

Insisto, no os preocupéis, que para próximas fechas a este hombre se le ocurrirá otra wineloverada que ya sí podréis comprar si estáis atentos y rápidos. Algo intrínseco a un bebercier!

Agotado