Las paredes negras, la decoración de motivos sacros y la selección musical podrían hacer de este bar, Santos y Desamparados, el hogar de un gótico o de un personaje de una película de terror.

Sin embargo, y aunque sea una frase más que manida, las apariencias engañan. Santos y Desamparados es probablemente uno de los bares con mejor atención y mejor servicio de coctelería de Madrid.

Desde sus inicios, nos explica Alberto Villarroel, socio de la coctelería junto a Alberto Martínez, tuvo la intención de ser lugar de encuentro para un público que se encontraba desatendido: aquel que tenía un gran gusto por la música, con una estética algo distinta y mucho interés por la buena coctelería.

66 cócteles dan para mucho

Abrieron con una carta de clásicos, siempre reconocibles, y la estructuraron de manera que hubiese tres cócteles por cada destilado. Pasado un año y ya sabiendo lo que pedían los clientes de Santos y Desamparados, ampliaron a una carta de 66 cócteles enfocada a los tragos largos.

Esta vez, seis cócteles por destilado y una sección llamada “Lo salvaje”, con la incorporación a la carta del mezcal y el jerez.

Nos cuenta Alberto Villarroel que gustan entre los clientes los sabores expresivos y que los cócteles sean potentes. Por ello tienen éxito algunos tragos como el Wasabi Martini o el Dragón Amarillo, con un interesante toque picante muy marcado.

Los sabores son reconocibles y eso, aunque parezca evidente, no lo es tanto en la generalidad de los cócteles que se encuentran por ahí.

SANTOS Y DESAMPARADOS

Así luce la nueva carta. SANTOS Y DESAMPARADOS

Hace unos meses, cuenta Alberto Villarroel, dado que los clientes pedían con asiduidad algo para picar, decidieron aliarse con sus amigos del restaurante Triciclo para ofrecer una carta de entrantes. Desde entonces los clientes hacen sus propios maridajes y, en especial, ha triunfado la combinación de ostras con el Wasabi Martini.

Un servicio impecable

Aparte de preparar buenos cócteles, el servicio es impecable. El equipo que lo hace posible ha sido el mismo desde que el bar abrió hace un año y, aunque pueda parecer un dato insignificante, dice mucho de lo que allí se cuece.

Las personas en cuestión son, aparte de los socios y fundadores, Adrián Benito, Pedro Montero, David Pérez y José Ángel Domínguez. El servicio de una persona como David, con 15 años de experiencia en el Ritz, contrasta con el rock que siempre está sonando. No escucharás a Rosalía, ni reggaeton, ni el último éxito del verano. 

SANTOS Y DESAMPARADOS

Dragón Amarillo. SANTOS Y DESAMPARADOS

Gracias a su trabajo, en el período de un año, ya han conseguido un grupo sólido de fieles del que se enorgullecen. También pasan por allí muchos extranjeros y personas que, aunque no estaban familiarizados con los cócteles, se vieron atraídos por la música y la estética. 

En Santos y Desamparados les gusta celebrar guest bartendendings, ya que lo consideran una forma bonita de aprender y acercar al gremio a bartenders que normalmente no podrían conocer. Si quieres enterarte de los próximos eventos, no tienes más que seguirlos en sus redes sociales.

Santos y Desamparados: Costanilla de los Desamparados, 4, Madrid. Tel. 630 196 839. Mapa.