Judit Cabana es una emprendedora del vino. Suyo es un ecommerce muy molón llamado El vino del mes y un tercio del primer encuentro de vinos rebeldes del noroeste de España que ha organizado con sus amigas Sonia Molero y Carmen Álvarez y que se celebrará el próximo fin de semana en A Coruña. Aquí nos cuenta por qué y cómo lo ha hecho.


¿Qué es Rebel Wine Fest Coruña?

Nada más y nada menos que la primera feria de vinos naturales del noroeste. Actualmente en otras ciudades de España existen alguna iniciativa similar pero por ahora son muy pocas; y desde el REBEL hemos querido situar A Coruña y Galicia en el foco de este mundo; pues somos referentes a nivel gastronómico, enológico y creemos que los vinos rebeldes tienen mucho que decir y aportar en el corto y medio plazo.

Hemos querido hacer la feria a la que nos gustaría asistir: divertida, desenfadada, para conectar también con un público joven o no necesariamente experto; e implicando a diferentes negocios y artistas de la ciudad que están en nuestra sintonía. Y tenemos que decir que para nosotras ya ha merecido la pena por la acogida que estamos teniendo y la expectación que está generando. Estamos encantadas 🙂

¿Quién lo organiza, qué personas están detrás?

Somos tres mujeres que llevamos tanto el emprendimiento como el vino en las venas: Sonia Molero, Carmen Álvarez y Judit Cabana. Con un importante bagaje y especialización en vino, Sonia y Carmen tienen la consultora vinícola de import & export Molero & Álvarez; y Judit lidera El vino del mes, un ecommerce de vinos que persigue acercar el consumidor final a las personas elaboradoras y dar visibilidad a proyectos y vinos con compromiso. Juntas, hemos creado el REBEL wine fest para poner en el centro otra forma de hacer las cosas en el mundo del vino en la que creemos firmemente.

Rebel Wine Fest

Un festival de narices. REBEL WINE FEST

¿Cómo surgió la idea?

En una comida de amigas Las tres somos unas locas de los vinos naturales y, por nuestra experiencia en el sector, somos conscientes de la brecha que muchas veces separa al mundo del vino de las personas que los consumen. De este modo, queríamos proponer algo diferente: una feria mucho más cercana a los consumidores, en la que los vinos y las personas que están detrás conectan sin barreras; y complementarla con una interesante programación paralela, música y una oferta gastronómica diferencial. La idea es que la gente pueda descubrir y disfrutar de los vinos naturales sin complicaciones.

En vuestro cartel habláis de “personas que están cambiando el mundo”. Desarrolla esta potente idea…

Son personas a las que admiramos ya que defienden cada día una forma de vida, más allá de elaborar vino. Conceptos como ecología, sostenibilidad, compromiso, economía circular, impacto positivo aparecen en sus valores dentro y fuera del viñedo y la bodega… y nosotras creemos que es la forma de dar respuesta a muchos de los retos a los que como sociedad nos estamos enfrentado.

La vuelta a los orígenes en las elaboraciones es una vuelta a lo tradicional poniendo foco en la sostenibilidad. Cualquier bodega que opta por estas elaboraciones honestas lo tiene mucho más difícil a la hora de vinificar; la viña exige un cuidado máximo por los parámetros para considerar tales vinos como naturales por lo que, desde nuestro punto de vista, están cambiando la concepción de vino o retomando la idea de hacer vino “original”, de forma honesta y menos intervencionista.

Sonia. SONIA MOLERO

Parece que empieza a haber interés por el público general, más allá del winelover residual, por el vino natural, ¿crees que es así?

Totalmente, la prueba de ello es que existen ya locales especializados solo en este tipo de vinos y aparecen cada vez más bodegas, distribuidores… y son vinos que están llegando a gente más joven que hasta ahora no se había interesado por el vino.

Y si nos ponemos técnicas, las cifras nos acompañan: se espera un crecimiento mundial en este nicho de mercado de un 7% para el 2023.

¿Qué factores crees que están favoreciendo este avance?

Hay que reconocer que los vinos naturales están de moda y conectan con un perfil de consumidor al que otros vinos no están llegando. Son vinos con menor alcohol, mucho menos complejos y además su imagen y packaging suelen ser también frescas y diferenciales.

Más allá de todo esto, afortunadamente hay una corriente de consumo responsable y sostenible; y muchas bodegas que comparten esta filosofía han decidido sumarse con sus vinos a este compromiso. Creemos que en los próximos meses veremos cómo esta tendencia se verá reflejada en las cartas de muchos restaurantes.

Carmen. CARMEN ÁLVAREZ

¿Una mayor preocupación medioambiental y de salud, por ejemplo?

Por supuesto, en este caso muchos consumidores van por delante… el impacto positivo debe ser algo transversal a todos los negocios y proyectos; al igual que está sucediendo en otros sectores como el textil, la energía, etc.

¿Cómo ves la cultura del vino en Galicia y la zona noroeste de España?

La cultura del vino en Galicia está en un momento de máximo esplendor tanto por la calidad de los productos como por la formación y la innovación de los chefs. La restauración está a la altura de las principales ciudades europeas y el tratamiento y el servicio del vino de algunas vinotecas están a la altura de los grandes restaurantes.

El consumidor cada vez muestra más interés en el vino en general y el gallego en particular. Esto se refleja a su vez en el aumento de la formación de profesionales en las diferentes escuelas y centros de formación especializadas que también están en aumento.

¿Estamos yendo hacia un mundo de vinos naturales y respetuosos, así en general? ¿O la “industria” no lo permitirá? (Aunque, por otro lado, parece que la “industria” se está apuntando al carro, ¿no crees?)

Está claro que la tendencia de demanda y consumo de este tipo de vinos es cada vez mayor. No creemos que la industria los vea como competencia, pero sí que ven una oportunidad de mercado y las bodegas más industriales están sacando su propio vino “natural” o “ecológico”. En principio, nosotras estamos interesadas en bodegas que elaboran con la mínima intervención desde el compromiso con el entorno y como filosofía de vida.

Debido a las producciones, el vino natural nunca se podrá comparar en valores absolutos con elaboraciones más comerciales, pero sí que pensamos que a medio plazo empezará a tener el lugar que le corresponde y que la coexistencia en la industria del vino será más que posible.

Las tres, con un libro que nos gusta mucho. JUDIT CABANA

Tres mujeres (si no me equivoco) están detrás de Rebel Wine Fest Coruña. ¿Cómo ves la igualdad de género en el sector? ¿Ha habido grandes cambios? ¿Queda mucho camino por recorrer en un sector eminentemente masculino?

Las tres nos hemos encontrado con barreras a lo largo de nuestras carreras en múltiples proyectos y diferentes sectores. Es por eso que admiramos profundamente a las mujeres elaboradoras, que cada vez y poco a poco son más. La falta de visibilidad es menor que hace 10 o 20 años pero la brecha existe transversalmente en nuestro sector; desde la elaboración a empresas comercializadoras, de exportación o en el mundo de la sumillería. Aunque nos queda mucho camino por recorrer y nosotras seguiremos “rebelándonos” para invertir esta situación, sí que nos gustaría terminar en positivi y destacar lo mucho que valoramos el compañerismo que hay entre las mujeres del sector, cómo nos ayudamos y admiramos entre nosotras.