El lúpulo –Humulus Lupulus– es una planta trepadora de hasta 10 metros de longitud que crece naturalmente en bosques húmedos de zonas templadas de Europa, Asia y América.

Cultivo y propiedades

Una plantación de lúpulo. PIXY.ORG

Se puede cultivar al área comprendida entre los paralelos 30 y 50 a ambos lados del Ecuador, coincidiendo con el área de cultivo de la viña –otra trepadora–. Solo se cultiva con fines comerciales la planta de sexo femenino: son sus flores –con aspecto de piña– las que contienen los aceites esenciales empleados en farmacología o en la elaboración de cerveza. En el hemisferio norte florece de junio a septiembre y de julio a abril en el hemisferio sur.

Las flores se recolectan, se secan y se conservan envasadas al vacío. Pueden ser comercializadas tal cual o bien, tras procesarlas, en formato pellet –gránulos deshidratados compactados–.

Antiguamente, el lúpulo se empleaba en la elaboración de cerveza por su poder conservante –que reside en sus ácidos alfa–. Actualmente se emplea para aportar sabor y aromas. El sabor amargo del lúpulo equilibra el dulzor de la malta y los aromas aportan complejidad.

Tipos de lúpulo

Flores cosechadas. CCO

Tradicionalmente, los lúpulos se dividen entre amargos –con más cantidad de ácidos Alfa– y aromáticos –con menos concentración de ácidos Alfa–. Los lúpulos Warrior, Columbus y Magnum son ejemplos clásicos de lúpulos amargos. Citra, Amarillo o Mosaic son lúpulos aromáticos cítricos; Chinook y Simcoe son lúpulos aromáticos con aromas especiados y a resina y Centennial es un lúpulo aromático bastante canónico.

Los lúpulos también se dividen por su origen geográfico. Los lúpulos europeos más conocidos son de los aromáticos, destacan el Saaz por su extrema suavidad, el Spalt por sus aromas florales o el afrutado y herbáceo Hersbrucker.

De entre los lúpulos ingleses destacan el Challenger por su amargor y aromas que recuerdan a la madera, el Target –amargo– y el resinoso Northern Brewer que además de aroma también aporta sabor amargo.

El Motueka, con un perfil que recuerda a mango, maracuyá y cítricos es un buen ejemplo de lúpulo de Nuevo Mundo; como también el Galaxy, que recuerda al melocotón. Ambos son aromáticos.

En cuanto a los lúpulos americanos, son emblemáticos el Citra, Amarillo, Mosaic, Simcoe, Chinook y Centennial –comentados antes–.

¿Cuándo usarlo?

El lúpulo puede emplearse en dos momentos distintos del proceso de elaboración de cerveza: durante la cocción del mosto y/o después de la fermentación.

Si se añade al principio de la cocción del mosto –que dura aproximadamente una hora– el lúpulo añade amargor y hacia el final, aromas.

Añadir lúpulo después de la fermentación, a veces durante días y a temperatura ambiente, es una práctica conocida como dry hopping. En este caso, el lúpulo solo aporta aromas.


Si quieres ampliar la información sobre el lúpulo o la elaboración de cerveza en general, te recomendamos Brew, de James Morton. Por aquí tienes más bilbiografía cervecera.