Si naciste en los setenta, seguro que recuerdas los festines a base de pastel de carne y cerveza de jengibre que se daban Los Cinco de Enid Blyton. A mi esto de la “cerveza de jengibre” me tenía intrigadísima, porque daba por hecho que los cinco amiguetes se ponían ciegos de cerveza y me daba tanta envidia eso como que tuvieran un perro y siempre se toparan con aventuras fascinantes. 

Muchísimo más tarde descubrí lo que era la Cerveza de Jengibre o Ginger Beer y lo entendí todo: desde 1920 se hace sin alcohol. Y siguieron dándome envidia, porque en mi infancia lo que la petaba era la fanta de limón y, os lo aseguro, el Ginger Beer le da mil millones de vueltas.  Eso sí, aún hay marcas de Ginger Beer con algo de alcohol, así que fíjate bien en la etiqueta cuando vayas a por un cargamento tras convencerte de los puntos fuertes de esta bebida que es tendencia: 

1. Ginger Beer y Ginger Ale no son lo mismo.

Pero primero veamos qué es exactamente el Ginger Beer. Se trata de una bebida a base de jengibre, donde la raíz está infusionada y se deja fermentar, y donde su sabor con toque picante está muy presente. No confundir con el Ginger Ale, una bebida carbonatada que básicamente es agua con jengibre y donde el sabor de esta raíz está menos marcado. 

El jengibre es lo más.

2. Pica… lo justo

Se trata de un pellizquito en la lengua que te deja una agradable sensación. No te preocupes si lo picante no es lo tuyo, sería más bien un toque “spicy”, porque este vocablo inglés se ajusta más a lo que es su perfil aromático: un puntito especiado-picante. 

Diego Cabrera ha creado el cóctel “Moonshine” a base de whisky Moonshine de maíz, zumo de lima con un poco de zumo de bergamota, un toque de sirope de caña y Schweppes Ginger Beer.

3. Tiene una versatilidad enorme

Es el ingrediente estrella de cócteles tan famosos como el Moscow Mule y el Dark’n’ Stormy. Pero además, como tiene esta complejidad aromática, va de maravilla a la hora de preparar mocktails (cócteles sin alcohol). También queda de lujo combinándolo con zumo de naranja o limón o, si prefieres algo más dulce, con toques de canela o nuez moscada. 

4. Es saludable

El jengibre tiene múltiples beneficios para la salud: asienta el estómago, alivia el dolor de garganta, ayuda a prevenir las náuseas y en general, es un buen aliado para la salud cardio vascular. Eso sí, en formato Ginger Beer, asegúrate que contiene jengibre natural para no perderte todas sus bondades. 

5. Cada vez hay más

Mira qué bonita es la botella del Ginger Beer Le Tribute.

Si en la época de “Los Cinco” lo de Ginger Beer era una rareza de los ingleses, hoy en día existen un montón de marcas que tienen su propio Ginger Beer en el mercado. Las conocidas, como Schweeppes, Fever Tree o Coca Cola con sus Royal Bliss, y otras igual de interesantes como Le Tribute o Indi. Todas tienen su toque diferente pero están hechas con jengibre natural fermentado. Y a partir de ahí, encontrarás variedades dentro de la categoría, así que decídete a probarlas todas y descubrir tus favoritas.