La segunda mitad del siglo XIX fue generosa en emprendeduría. De aquella época son las aventuras comerciales que fundaron Facundo Bacardí, Gerard Adriaan Heineken o Luciano Murrieta. Su emprendeduría es legendaria –en ocasiones, obra y gracia del marketing, se convierte en gesta épica– y para consolidar las empresas que les sobrevivieron tuvieron que enfrentarse a muchas dificultades.

Vale, perfecto…

Todo eso está muy bien pero, afortunadamente, ya no vivimos en el siglo XIX, lo que nos lleva a preguntarnos: ¿a qué retos se enfrentan hoy en día los pioneros de la industria del alcohol?

Hemos hablado con tres emprendedores para averiguarlo y, de paso, ver si se nos pega algo de su espíritu aventurero.

En 2014 Roger Burgués y Lluis Jáuregui lanzaron Ginraw, una ginebra premium con unos estándares de calidad altísimos. Para Roger, que había estudiado Derecho y Márketing y se había desarrollado profesionalmente en Bacardí, crear su propia ginebra fue un salto al vacío.

En 2016 Julia Casado descubre los viñedos de Bullas, Murcia, y se enamora de ellos. Julia, que había sido violonchelista, se inició en la viticultura en el Palatinado alemán, ganó la beca Vega Sicilia y trabajó en Argentina. Y así dio el paso de irse a vivir a un pueblo que no conocía para elaborar sus propios vinos y darlos a conocer bajo la marca La del Terreno.

En 2011 Sami Claret y Javier Aldea fundan Nómada Brewing, una cervecera craft que fue considerada una de las cinco mejores cerveceras noveles del mundo al cumplir un año de vida. Antes de ser maestro cervecero, Sami había sido arquitécto técnico.

Los creadores de Ginraw

Ninguno llega a la industria del alcohol directamente, no pertenecen a familias que se dediquen a ello ni es su vocación inicial, pero los tres coinciden en que la pasión fue determinante para dar el paso.

Para Sami Claret, “el cervecero nace de la pasión y del alma, no del oportunismo empresarial”. Julia Casado afirma que “sentía la necesidad de hacer vino libremente, de tener un proyecto propio” y Roger Burgués nos cuenta que “necesitaba emprender y estaba seguro de que el concepto que tenía en la cabeza iba a tener éxito”.

Así, dejaron atrás la comodidad de un sueldo para lanzarse a perseguir sus sueños. Pero al contrario de lo que sucede en algunos sueños, no todo fue una fluida sucesión de aconteceres.

Burgués nos confiesa que “arrancar el proyecto fue muy complicado. Por un lado, encontrar la financiación, por otro, hacer realidad un producto que en aquél momento solo era una idea muy ambiciosa y, al fin, hacerse un hueco en el mercado internacional. Es un reto realmente difícil que requiere los cinco sentidos y un esfuerzo titánico”.

Claret nos cuenta que su proyecto “tuvo varias crisis económicas y nos costó remontarlas, también recuerdo el periodo de inactividad mientas se gestaba el proyecto de colaboración con Mahou-San Miguel y la posterior reacción adversa del sector a nuestro acuerdo”. Y es que en 2016, Nómada recibió duras críticas por parte de los brewers más reaccionarios al vender el 40 % de sus acciones a Cercevera Independiente.

Sami Claret, creador de Nómada Brewing junto a Javier Aldea

Casado coincide con sus colegas, para ella lo más duro fue “autofinanciarse, partir de cero económica y estructuralmente. No tenía nada: ni viñas, ni un lugar, ni familia relacionada con el vino, ni tampoco conocía el pueblo donde elegí quedarme cuando conocí sus viñedos. Construir una bodega experimental allí, en esas circunstancias, sin experiencia previa alguna, ha sido toda una aventura”. Sin embargo, hoy, sus vinos son codiciados por muchos winelovers.

Problemas financieros, estructurales, de falta de experiencia… nada detuvo a nuestros pioneros del siglo XXI y todos han colocado unos líquidos excelentes en el mercado. ¿Es sufiente recompensa?

Para Casado, la satisfacción que le producen sus vinos es parecida a la que sentía con el violonchelo: “la recompensa es maravillosa, parecida a la que sientes después de tocar un buen concierto: hacer disfrutar a los demás con algo donde el placer sensorial es además un vehículo expresivo, un mensaje codificado que contiene una interpretación de una zona determinada y sus particularidades”.

A Burgués le llega la felicidad en un instante concreto: “cuando ves tus productos en algunos de los mejores restaurantes, coctelerías o tiendas del mundo”.

Para Claret son importantes los premios y cada comentario positivo de alguien que prueba sus cervezas, “pero recuerdo especialmente el primer sorbo de una cerveza Nómada elaborada en la planta de Mahou-San Miguel en Alovera, Guadlajara, y la acogida positiva que ha tenido una nueva linea de cervezas crudas, las RAW, en su presentación en el último Barcelona Beer Festival”. Esta nueva linea a la que se refiere Claret, por cierto, consiste en un cambio de paradigma cervecero: cerveza sin cocer, de momento disponible con sabor a tzatziki y a zanahoria.

Julia Casado, fundadora de La del terreno

Nunca se sabe cómo irá el futuro, pero Burgués, Casado y Claret ya son nombres asentados en su sector y parece que van a quedarse un buen rato bebiendo sus botellas. Ante la pregunta de si lo volverían a hacer, todos coinciden en afirmar que sí.

“La curva de aprendizaje ha sido enorme y seguro que cambiaría cosas, pero lo volvería a hacer. Mirando atrás todo parece obvio, pero primero hay que vivirlo y recorrer el camino”, dice Burgués.

Claret se muestra optimista: “este camino se va creando a medida que avanzo por él y no cambiaría nada porque las dificultades implican un aprendizaje, si las omitimos no crecemos. Intuyo que lo bueno esta aun por llegar y tengo mucha curiosidad por descubrir a donde me lleva”.

Y Casado matiza que “si volviera atrás sabiendo lo que sé ahora estaría aterrada de miedo y no podría hacer nada. No, en serio: intentaría buscar compañeros y hacer equipo, porque abordar todo el trabajo y responsabilidad sola es algo que me ha quemado muchísimo”.

Lejos de la épica de los grandes nombres de la industria, estos tres ejemplos de emprendeduría actual nos hablan de pragmatismo, dificultades económicas, perseverancia, pasión por lo que hacen y la satisfacción de recorrer un camino que nadie más ha pisado.

La pregunta es, ¿te atreverías tú a empezar algo nuevo? Si ellos lo han logrado…