Mal, muy mal. Así está el Brandy de Jerez en España. A pesar de ser reivindicado por muchos bartenders y alabado por la prensa oficial, los datos no son nada optimistas al respecto. Nos lo contaba François Monti un par de meses atrás en Jaibol, su excelente newsletter: “Los españoles beben cada vez menos brandy. En 2018, el brandy representó el 9,4% de las ventas de bebidas espirituosas en España (unos 20 millones de litros). El consumo se circunscribe principalmente a la casa, donde se beben tradicionalmente los más baratos. Entre 2012 y 2016, este consumo casero disminuyó casi un 30 %”.

En el mismo artículo, un poco más adelante, Monti perfila aún más la tragedia: “En 2018, de los 20 millones de litros de brandy que se vendieron en España, solo 3 millones procedían de la indicación geográfica Brandy de Jerez“.

En un país civilizado, contar con un destilado como el Brandy de Jerez sería motivo de orgullo nacional. De acuerdo que tiene sus sombras, la inmensa mayoría de la uva que se emplea para su elaboración es Airén manchega de calidad justita, pero existen excepciones y, por otro lado, su historia centenaria y la impronta de la madera de las botas jerezanas, de por sí un patrimonio de tremendo valor, son motivos para venerar esta bebida y, de paso, reclamar a la mayoría de productores más ambición en su producción (por ejemplo, trabajar con uva del Marco de Jerez y prolongar los envejecimientos).

Alternativamente a la pataleta, como consumidores podemos tener en mayor consideración a este destilado. Funciona muy bien en coctelería (aquí una receta), funciona muy bien solo, como alternativa a otros destilados como el whisky y ni qué decir, el cognac, y además es percibido como un regalazo (algunas bodegas se curran unas botellas y estuches de aúpa).

Y, bueno, nosotros vamos con nuestro granito de arena, que es recomendar algunas botellas que valen mucho la pena.

Brandy de Jerez Maximum

Un brandy de máximos. BEBER MAGAZINE

Que sepamos, este es el único Brandy de Jerez elaborado a partir de uvas Palomino Fino provenientes el Marco de Jerez. A esto nos referíamos antes con lo de tener sentido de lugar. Lo elabora desde 2017 el grupo José Estévez que agrupa las bodegas Marqués del Real Tesoro, Valdespino y La Guita y es, al alimón, el grupo con más extensión de viñedo en Andalucía (800 hectáreas). 100% origen.

Cómpralo por 39,90 en Drinks&Co.

Ximénez Spínola Tres Mil Botellas

¿Cuántas botellas se elaboran anualmente? BEBER MAGAZINE

Elixir. Así podrías definir este pepinazo de Ximénez Spínola, la bodega de Jerez de la Frontera que más lo peta. Lo peta, entre otras cosas, porque solo trabajan con Pedro Ximénez y porque la Junta e Andalucía les ha concedido una especie de DO propia, a saber, Ximénez Spínola pertenece a la Denominación de la Varietal Pedro Ximénez de Acreditación Propia. No hemos encontrado otra bodega adscrita.

Del 3000 botellas se elaboran anualmente 3000 botellas, otra cosa sería muy rara, y hay que contar que primero envejece en barricas de roble americano y luego en toneles de castaño envinados con Pedro Ximénez. Si escapa a tus posibilidades, que sepas que esta misma casa tiene dos brandies más baratos pero igualmente buenos: el Ximénez Spínola Battonage y el Diez Mil Botellas.

Cómpralo por 129,90 euros en Drinks&Co.

Brandy Tradición Platinum Solera Gran Reserva

A tope. BEBER MAGAZINE

De Bodegas Tradición mola todo. Sus jereces, sus brandies, sus biblioteca de legajos que algún día se museizará y su colección de arte que bien podría ser una sala de El Prado.

Tiene un precio algo prohibitivo, lo sé, pero es el precio de la exclusividad. El estuche en el que viene es de piel de algún lagarto, la botella es soplada a mano, se elaboran solo 500 botellas cada año, reposa 50 años y, cito la web de la bodega, “se podrán encontrar notas tostadas de frutos secos, hierbas aromáticas y especias, canela, regaliz y tabaco. La potencia de su sabor es notoria, con un comienzo algo abocado, seco y amargo al mismo tiempo. Su extraordinaria longitud en la boca no es imaginable. Es este un brandy de reposado disfrute, pero que combina a la perfección con chocolates amargos, granos de cacao y puros habanos de medios a fuertes”. Poesía.

Cómpralo por 304,90 euros en Drinks&Co.