Paola Medina es directora técnica y enóloga de la bodega Williams & Humbert. Forma parte de la segunda generación de la familia Medina, propietaria de la bodega. También es vocal de la Asociación Andaluza de Enólogos y es una figura destacada de la enología en España. Hoy protagoniza Perfiles Líquidos, nuestra sección de entrevistas a gente de la industria de las bebidas alcohólicas.


¿Cómo te iniciaste en el mundo del vino?

Estudiaba Ciencias Químicas en Granada y fue en una cata organizada por la Universidad cuando se despertó en mí este interés por el mundo del vino. Así que, una vez terminada la carrera, decidí estudiar Enología y realizar después un Máster en Viticultura, Enología y Legislación. Mi primer trabajo fue el de enóloga adjunta en la Bodega 14 Viñas, de Ciudad Real.

¿Qué significa tu oficio?

Es una forma de vida. Algo que vivo con mucha pasión y mucha dedicación.

¿Qué consejo darías a alguien que empieza?

Que sienta este trabajo como algo vocacional. Que sea algo que realmente le guste. Que lo viva con pasión. Porque toda esa pasión y dedicación se reflejará después en el vino.

¿Quiénes son tus referentes?

Muchos, y de diferentes ámbitos. Aprendo cada día de las diferentes personas que voy conociendo y con las que trabajo y la suma de esas experiencias es lo que te va conformando como persona. Del mundo del vino, he sentido especial admiración y cariño por la propietaria de las Bodegas Maestro Sierra, Pilar Plá, quien tristemente nos dejó hace un año, por su hija la bodeguera e historiadora Carmen Borrego y por la enóloga de las bodegas, Ana Cabestrero. Son tres mujeres que me inspiran, a las que admiro como profesionales y por ser excelentes personas.

¿Qué variedades te interesan más y con qué vinos – que no sean tuyos- las describirías a alguien?

Las variedades autóctonas, las propias de cada zona vinícola. Variedades que reflejan el suelo y el clima de la zona de la que proceden.

¿Si te invitasen a una cena con amigos poco entusiastas de los vinos de jerez, qué llevarías?

Llevaría uno de cada categoría y haría una cata ciega

¿Qué libro acerca del mundo del vino recomendarías?

El clásico: Jerez, Xeres,Sheris, de Manuel María González Gordon

¿Cómo se puede acercar el mundo del vino del jerez a la gente joven?

A través de la información y la divulgación. Haciéndoles ver las diferentes opciones que ofrecen los vinos de Jerez en cada una de sus categorías. Vinos que funcionan de maravilla en diferentes momentos y modos de consumo. Como aperitivo, en la coctelería y como excelente acompañamiento en la mesa…  Hay que fomentar su consumo en la gastronomía. Pocos vinos hay tan versátiles como el vino de Jerez. Hay un vino de Jerez para cada plato.

¿Cuál es el mayor reto al que se enfrenta el mundo del vino en el contexto actual de Covid-19?

Con esta pandemia, las formas de consumo han cambiado. Debido al COVID hay más consumo en el hogar y han aumentado las ventas online. Aunque estas sean ahora las circunstancias, los retos del vino de Jerez, que es el que conozco más de cerca, no han cambiado. Y estos pasan por consolidar su identidad como vino de calidad, como uno de los grandes vinos del mundo, único y singular. Trabajar para llegar a un consumidor más joven, a través de la formación y la divulgación. Y también es importantísimo posicionar los vinos de Jerez en la gastronomía.

No quieres morirte sin haber probado antes…

Me encantaría probar dentro de 20 años los vinos de añada de nuestra colección y ver cómo han evolucionado a lo largo de todos esos años. Y también el resultado de nuestro proyecto de crianza de vino de Jerez elaborado con uva Palomino sobremadurada.

¿Qué estilo de vino está más desprestigiado y que vino propones para apreciarlo?

No me gusta hablar de desprestigio, ya que la mayoría de las veces es desconocimiento por un determinado estilo. En este sentido, quizá existe ese desconocimiento respecto a los vinos viejos de blend, los vinos de Jerez tipo medium. Propondría As you like it, un amontillado muy viejo y abocado, que te lleva a preciar la gran riqueza y singularidad de los vinos de Jerez.

Dinos tres Bares a Vinos, de cualquier parte del mundo, que valgan la pena visitar.

Pasquale Jones, un restaurante italiano de Nueva York que me impresionó por su carta de vinos. La Venencia, en Madrid. Y, por supuesto, es imprescindible La Taberna der Guerrita en Sanlúcar de Barrameda.

¿De cuál de tus vinos te sientes más orgullosa?

Diría que de Canasta 20. Disfruté mucho durante el proceso de elaboración y es un vino que, cada vez que lo bebo, me emociona.