Pues, por fin, beberciers, me dispongo a cerrar esta trama que llevaba abierta desde principios de año consistente en glosar las cumbres de los diferentes estilos vínicos a base de mega pepinos que, para mí, son la cúspide total de un género. Por seguir el símil montañero, a estas referencias las llamamos ochomiles y yo quería que fueran catorce (como en la realidad geológica) pero me ha sido imposible dejarlo en un número tan corto. Por lo tanto, serán dieciséis más una referencia legendaria.

Trimbach, Riesling, Clos Sainte Hune, Alsacia

No mires hacia abajo. BEBER MAGAZINE

En esta posición tan mágica se halla la que pasa por ser la mejor Riesling no alemana (aunque la Alsacia es muy alemana) del planeta. Aparte de ser la de Dios y todo eso también tiene recorrido en la cultura pop, y es que en la película Hannibal (2001) nuestro psiquiatra caníbal lituano favorito decide armonizar los sesos de un Ray Liotta, aun vivo, con este ultra vino, mientras la que hace de Jodie Foster, Julianne Moore, le pone ojitos. Y es que en las novelas este homicida doctor se acaba emparejando con la agente del FBI. Me los imagino bailando en la boda el tema ese de “Criminal, cri, criminal, tu estilo y tu flow baby muy criminal”.

Pecio: 264,36 euros.

J.L. Chave, Ermitage, Cuvée Cathelin, 2009, Ródano

Cumbre de la Syrah. BEBER MAGAZINE

Realmente se escribe Hermitage, cuando ponen Ermitage sin hache es que apelan a la ortografía antigua del lugar y por lo tanto a que se han puesto pijis y el vino va a ser carete. Este resulta de un proyecto personal de Jean Louis Chave de utilizar barrica nueva, no le han debido salir baratas, con la mejor Syrah del planeta. Y nada, que muy bien el Cuvée Cathelin 

Precio: 7.498 euros.

Descendientes J. Palacios, La Faraona, 2018, DO Bierzo

Faraona era la Lola. BEBER MAGAZINE

Es momento de escalar un ochomil patrio con la mayor expresión posible de una de las variedades que más alegrías me da allá por donde crece. Por supuesto hablo de la Mencía, la cual si fuera una religión La Faraona sería su profeta. Que también las hay worldclass por menos de 100 euros, pero esta es la más graciosa y esto va de pasárselo bien.

Precio: 890,39 euros.

Niepoort, Colheita, 1934, Porto

Sweeeet. BEEBER MAGAZINE

Acabamos la parte oficial de esta selección de barbaridades con un dulce. Con el tinto dulce más prestigioso del mundo: el Oporto (aunque los panenkitas y winelovers ahora dicen Porto, son también los que llaman al CSKA de Moscú… cheska). Y lo hacemos con una salvajada de uno de los mejores productores de la región en una añada en la que también se crea Flash Gordon mientras Alemania y Polonia firman un tratado de no agresión por un periodo de 10 años. No se qué cláusula de penalización tendría este contrato en caso de incumplimiento, pero yo de ser Polonia lo hubiera puesto alto y si no aceptan sospecha y corre. El vino muy rico, esto con un flan te queda un pairing buenísimo.

Precio: 1.450 euros.

Bonus track: Vega Sicilia Blanco

La leyenda, aquí hay dos historias…

Por un lado, la más reciente, en 2006, cuando la bodega dio a probar en un evento para prensa especializada un Vega Sicilia blanco de la añada 2004 elaborado a partir de las muy rodanescas variedades Roussanne, Marsanne y Viognier. No debieron quedar muy contentos porque este vino nunca salió al mercado y no creo que lo tengan muy presente.

Por otro, y a la que realmente me refiero, es a aquella que dice que Vega Sicilia produjo entre 1900 y 1950 un vino a base de Albillo cuya última añada fue 1948. No salía todos los años, pero sí estaba a la venta y parece ser que era la re-hostia, desconozco la razón de la cancelación de esta etiqueta cual serie mala de Netflix.

Nunca lo he probado, pero sí he tenido una botella en mis manos, botella cuyo precio se va a un par de decenas de miles de euros. Si algún bebercier tiene o se topa con alguno, que me invite que yo hago muy buena compañía. En serio, entretengo mucho.