Esta receta de Mojito es bastante infalible. En comparación con otras, te evita el engorroso e innecesario majado.

Esto resulta en una receta de Mojito más limpia, con menos tropezones, y con un aroma e menta más fresco.

Sobre el ron: creemos que es una buena idea usar un ron con cierto tiempo de reposo y color. También funciona muy bien mezclar dos tipos de ron: uno blanco y otro reposado, lo que aporta complejidad.

No está muy claro el origen del Mojito pero como ocurre con tantos otros cócteles se cree que en sus inicios tenía propósitos medicinales. Ahora ya sabemos que de medicinal, nada. Pero de refrescante, mucho.

Se dice también que fue en la Bodeguita del Medio, en La Habana, donde se preparó el primer Mojito. Allí hay un cartel escrito a mano por el propio Ernest Hemingway que dice así: “my Mojito in la Bodeguita. My Daiquiri in La Floridita”.

El Mojito tiene fama de ser un cóctel mainstream y se prepara en tantas barras que en muchas ocasiones se prepara mal. Bien elaborado es una delicia y no es demasiado dulce.

Ingredientes

  • 60 ml de ron blanco o ligeramente añejo –un tres años puede funcionar–
  • 15 ml de zumo de lima
  • 10 ml de sirope simple o tres cucharadas de azúcar.
  • 14 hojas de menta menta
  • Soda

Elaboración

  1. Vierte el ron, el zumo de lima, el sirope y las hojas de menta en el vaso. Si lo preparas con azúcar, vierte primero el azúcar y el zumo de lima, remueve hasta que el azúcar se disuelva y después añade el ron y la menta.
  2. Añade hielo picado o pilé hasta llenar la mitad del vaso y remueve.
  3. Llena el vaso con más hielo, añade un poco de soda y decora con un brote de menta.
  4. Sírvelo con una pajita, pero procura que sea reutilizable –no de plástico–.