Los mixers de Destilerías MG destacan por un sabor tan exquisito como su packaging

Lo primero que llama la atención es su cuidadísimo packaging, un trabajo de aire retro en el cristal, la chapa y la etiqueta que evoca tiempos pasados. Los mixers de Le Tribute (destilerías MG) quieren rendir tributo a la tradición, posiblemente porque mirar al pasado mola mucho, así que primer objetivo conseguido: cualquiera de las tres botellas –tónica, ginger ale y ginger beer– quedará bien detrás o encima de la barra.

Pero no hay que juzgar el líquido (sólo) por su botella, así que los cato.

Ginger Ale Le Tribute

Definido, sutil, elegante… cualquiera de estos adjetivos puede definir su sabor. Según informa la marca, utilizan distintas variedades de jengibre para aportar dulzor y frescura y también lemongrass. La burbuja es fina y duradera, casi parece un carbonatado natural.

Funciona muy bien combinado con whisky, bourbon, brandy o cognac. Puede servir para tunear un Peniciline y casa perfectamente con un Pimm’s Cup y el Chilcano. Es indispensable en muchos punches y puede ser una gran ayuda en recetas sin alcohol.

Ginger Beer Le Tribute

Por así decirlo, esta es la versión canalla –por el punto picante–  del anterior y es el mejor ginger beer que yo he probado.

Parte indispensable de un Moscow Mule –y derivados–, un Dark and Stormy o un Horse’s Neck canónicos y me atrevo a decir que es un refresco en tendencia.

Mezcla bien con mezcal –tiene un sabor agradablemente terroso– y con la ginebra. Jacky Montagano, Brand Ambassador de Gin MG, prepara un Gin Mule de escándalo mezcándolo con su ginebra, mermelada de naranja, un sour cítrico y miel.

Tónica Le Tribute

Equilibrada y de amargura muy suave, en esta tónica destaca la limpieza y pureza de sabor. tiene un ligero sabor cítrico que proviene de la incorporación de lemongrass destilado en agua.

Sin duda, estamos ante una delas tónicas más premium del mercado, capaz de hacer subir posiciones a cualquier combinado de ginebra.