Mauri Jiménez, de Cocktails per que sí,  entrevista a Mikel Rius para Perfiles Liquidos, la sección de entrevistas en la que reunimos a actores y actrices relevantes del mundo de las bebidas alcohólicas. Mikel Rius es director del Barcelona Beer Festival (BBF), punto de encuentro para todos los amantes de la cerveza artesana y termómetro del sector.


Cómo y cuándo te iniciaste en el mundo de la Cerveza

Maravillado por un mundo nuevo que se me abría delante. En una pequeña cervecería de barrio –El Flabiol– que tenía una selección brutal de cervezas, sobretodo, belgas.

Al cabo de unos años, de la mano de Joan Fiol, aprendí a hacer cerveza en casa y descubrí la asociación Humulus Lupulus del Poblenou, que fue germen de muchos de los proyectos cerveceros más pioneros del país.

Años organizando eventos y conciertos, me llevaron a organizar en 2012 el primer Barcelona Beer Festival junto con Joan, Salva i Rubén.

¿Qué es para ti tu oficio?

Pasión y placer. A la vez que una tremenda responsabilidad. El festival es punta de lanza y termómetro del sector, una especie de chequeo anual de la salud en la que está. Que salga bien, marca mucho el estado anímico del sector y el discurso colectivo que lanzamos como cerveza artesana.

Qué le dirías a alguien que empieza, que quiera formarse, ¿qué le aconsejarías?

Este va a ser el sexto curso que imparto la asignatura Sector Cervecero en el máster de la Universitat Rovira i Virgili y siempre les digo lo mismo: Bebed cerveza. Mucha. Sed curiosos. Haced el esfuerzo de expresar lo que percibís y lo que os hace sentir. Luego, elaborad cerveza. Es una bendición que con cuatro cacharros fáciles de conseguir, puedes empezar a hacer tu propia cerveza en la cocina de casa. Experimentad, entended los ingredientes, jugad con ello… Luego, le recomendaría el Master, claro.

¿Quienes son tus referentes nacionales ? ¿E internacionales?

El Festival Biéres et Saveurs, de Québec, es nuestro gran referente en la organización de grandes festivales de cerveza artesana. Colaboramos estrechamente con ellos, en un proyecto de interconectar ambas comunidades cerveceras. Nos fijamos en proyectos como el Beer and Food Attraction, de Rimini, o el Brewer Of Europe Forum, Bruselas, por como ponen el eje en el B2B y la formación del cervecero.

Obviamente, el gran referente de los eventos cerveceros en nuestro país es la Mostra de Cervesa Artesana de Mediona, por su arte y magia para crear un ambiente de camaradería y familia sin igual.

Luego no dejamos de fijarnos en festivales que tanto abundan de stand individuales, porque siempre hay algún detalle que te hace pensar en como mejorar. Cerca tenemos grandes ejemplos como el Birrasana, Mash, la Fira de Cerveses de Poblenou, Fes-t’hi, la Fira de Cervesa Artesana de Sant Antoni…

¿Qué tipos de cerveza te interesan más y con qué cervezas – que no sean tuyas- se los describirías a alguien?

Hay una cerveza para cada momento. Disfruto de casi todos los estilos y en nuestro entorno se están haciendo excelentes cervezas. Difícil escoger unas pocas. A ese alguien le invitaba a ir a cualquier local especializado con una buena representación de cerveza local y empezaríamos a probar y disfrutar.

¿Si te invitan a una cena con amigos poco fans de la cerveza, que llevarías?

Le llevaría algún estilo que les pueda sorprender. Muchas veces, aquellos que dicen “a mi no me gusta mucho la cerveza”, acaba diciendo “esto está muy bueno, pero no es cerveza”. Ahora que ya tienes captada su atención, les explicas qué es una fermentación mixta, qué aporta el lúpulo a la cerveza o por qué se producían las Imperial Stout. ¡La cultura cervecera es la clave!

¿Qué libro acerca del mundo de la Cerveza recomendarías?

El primero que me viene a la cabeza es el libro de Steve Huxley, La cerveza… poesía líquida. Un manual para cervesiáfilos. Es obligado en toda biblioteca cervecera, como la otra biblia, The World Guide to Beer, de Michael Jackson.

Posteriormente se han editado muchos libros bien interesante. Dos imprescindibles son: The New IPA, de Scott Janish, o American Sour Beer: Innovative Techniques for Mixed, de Michael Tonsmeire.

Por último, quería destacar un libro que se editó el año pasado en español, Cerveza para Dummies, adaptado por Aitor Labrador, que me parece un libro genial para iniciarse en este mundillo.

¿Cuál es el mayor reto al que se enfrenta el mundo de la cerveza en el contexto actual de Covid-19?

No dejar a nadie atrás. Este sector es muy colaborativo y no hay otra que apoyarnos para salir adelante. El modelo de la cerveza artesana está muy ligado a la venta en hostelería y ferias. Si no pueden hacer su trabajo, toda la cadena se resiente. Así que hay que  buscar nuevas vías pero, sobre todo, apoyar para que aguanten mientras no vuelve cierta normalidad.

No quieres morirte sin haber probado antes…

Me quedan pocas cervezas icónicas que probar pero cada vez le doy menos valor a los mitos y más a los momentos. No hay nada mejor que probar una cerveza en su entorno local o directamente en la cervecería; y si la pruebas mientras charlas con los cerveceros suele crearse un momento mágico. Así que no quiero morirme sin haber vivido esa gran experiencia mil veces mas.

¿Qué estilo de cerveza está más desprestigiado y qué cerveza propones para apreciarlo?

Quizás hace unos años te hubiese dicho estilos de baja fermentación pero en los últimos dos años vuelven a ser muy trendy gracias a todas las cerveceras modernas y sus línea de lager. A los estilos clásicos belgas o alemanes, en general, no les dedicamos mucha atención. Pero qué espectacular es una Chimay, por ejemplo.

Tres Cervecerías, de cualquier parte del mundo, que valgan la pena visitar.

Escogería The Alchemist, en Vermont, USA; Hof ten Doormal, en Flandes, y Masia Agullons, en el Penedés.

¿De qué cervezas, tuyas o que hayas promovido, te sientes más orgulloso?

Desde el festival hemos impulsado muchas cervezas con voluntad de difusión de la cultura cervecera. Durante años, invitábamos a cuatro fábricas diferentes cada año a hacer una cerveza que explicase uno de los cuatro ingredientes básicos de la cerveza –agua, malta, lúpulo y levadura–. Salieron cosas muy interesantes. Cada año –¡y ya van nueve!– hacemos una cerveza en Masia Agullons, la Hops & Hopes, que resume muy bien nuestra concepción del mundo de la cerveza basado en las personas y la amistad.

También destacaría la edición especial de una cerveza top mundial, Baltique Porter de Les Trois Mousquetaires para el festival. Una cerveza brutal que vale la pena probar: aún hay algunas unidades a la venta.