Un winelover que se precie, es winelover siempre. El winelover no deja su wineloverismo a un lado cuando llegan las vacaciones. No, no. Para su fortuna (y la nuestra) el enoturismo es una realidad y cada vez está más en auge. Hemos hecho una búsqueda de los mejores hoteles para hacer enoturismo en España y sus países vecinos y, admitámoslo, hay muchos y muy bonitos. Hacer esta selección no ha sido tarea fácil porque, sinceramente, iríamos a pasar nuestras vacaciones a cada uno de ellos. Finalmente nos hemos quedado con tres hoteles para hacer enoturismo españoles, un italiano, un portugués y un francés. 

Hotel Marqués de Riscal en Elciego, Álava

No te deja indiferente. Foto: Hotel Marqués de Riscal

Es el hotel de una de las bodegas más antiguas de La Rioja, Vinos de los Herederos de Marqués de Riscal, se inauguró en 2006 y es un icono del enoturismo español gracias al diseño arquitectónico de Frank Gehry. El estilo del arquitecto canadiense es inconfundible y el hotel recuerda inevitablemente al Museo Guggenheim de Bilbao, otra de sus grandes obras. Cuenta con 43 habitaciones y suites de paredes inclinadas, ventanas en zigzag, altísimos techos e infinidad de detalles. Alojarse aquí es vivir en dentro de una obra de arte. 

Las vistas, siempre espectaculares: hacia los viñedos, Elciego y la Cordillera Cantábrica. 

Durante la estancia en el hotel es posible realizar recorridos culturales guiados por la región para conocer su historia y su pasión centenaria por la vinicultura. Además, al encontrarse en una zona natural tan espectacular, el hotel pone a disposición de sus clientes bicicletas de libre uso, una buena forma de recorrer y conocer los encantos de sus alrededores. 

Mastinell Cava & Hotel en Vilafranca del Penedés, Barcelona

Dormirás en una botella de cava. Foto: Hotel Mastinell

El hotel de cinco estrellas de la bodega Mastinell cuenta con trece exclusivas habitaciones, seis salas para eventos privados, bodega, terraza, jardines y piscina. Su diseño arquitectónico simula un conjunto de botellas de cava en rima y el tejado, construido con la técnica del trencadís, rinde homenaje al arquitecto catalán Antoni Gaudí.

Al estar rodeado de increíbles viñedos, lo interesante de este hotel es la infinidad de actividades de enoturismo que ofrece: tratamientos y sesiones de vinoterapia, visita guiada a sus bodegas y a otras de la comarca, catas de vinos y cavas, visitas a los viñedos a pie, a caballo, en bicicleta o ¡en globo aerostático!, talleres de maridaje, pisado de uvas y visitas gastronómicas.   

Abadía Retuerta LeDomaine en Sardón de Duero, Valladolid

Este es el paraje perfecto si lo que buscas es tranquilidad. Ubicado en pleno Valle de Duero, este hotel de cinco estrellas, que algún día fue la antigua hospedería de un monasterio del siglo XII, cuenta con 27 habitaciones dobles y 3 suites, una magnífica piscina entre viñedos, gimnasio y sala de yoga. 

Aparte del alojamiento, ofrecen una visita guiada por Abadía Retuerta donde los visitantes podrán conocer la historia del monasterio, recorrerán la finca en un 4×4, conocerán la sala de elaboración y la de barricas de blancos y tintos y catarán tres vinos, uno de Selección Especial y dos exclusivos vinos varietales de Pago. 

Si lo que te gustaría es regalar una estadía o experiencia puedes hacerlo con una Experience Box, aunque te aseguramos que tú tampoco querrás perdértelo. Haz su tour virtual y compruébalo tú mismo.

¿Hay paz o no? Foto: Abadía Retuerta

L’Andana en Castiglione della Pescaia, Italia

Madonna! Foto: L’Andana

¿Quién no ha soñado alguna vez con pasar unas vacaciones bajo el sol de la Toscana? Sí, como la película. Pues este hotel de 33 habitaciones se ubica precisamente en esta región y tiene el mar a tan solo unos pocos kilómetros. Es un alojamiento de lujo rodeado de naturaleza y viñedos en el cual se puede disfrutar de multitud de actividades. Desde paseos a caballo o en bicicleta, hasta clases de yoga, días de pesca o pasar un día conduciendo un Ferrari. Y, por supuesto, experiencias que tienen que ver con el vino: ofrecen tres opciones para visitar su bodega, Petra, y masterclasses y catas centradas en vinos del área de Montalcino.

Por si todo esto fuera poco, L’Andana cuenta también con piscina, spa y una buena oferta gastronómica centrada en sacar el mayor partido posible a los productos de la Toscana.

Posada de Quinta da Pacheca en Cambres, Portugal

También parece la casa de un hobbit. Foto: Unsplash

Quedarse en este hotel es dormir dentro de un barril. ¿¡Tan pequeñas son las habitaciones!? Nooo. Han diseñado unos barriles grandes que funcionan a modo de habitación doble. Son muy acogedores, construidos en su totalidad con madera y perfectos para una escapada de a dos. Además tienen una bonita vista a los viñedos de la bodega de la región del Duero donde se producen tintos, blancos, rosados y vinos de Oporto. Es uno de los hoteles para hacer enoturismo más originales.

Si la opción de los barriles no te convence demasiado, también cuentan con un hotel al uso (pero no por ello menos bonito) que ocupa una antigua casa señorial del siglo XVIII con vistas al río Duero.

Les Sources de Caudalie en Burdeos, Francia

Aquí puedes beber buen vino mientras ves el atardecer. Foto: Les Sources de Caudalie

Llevan alojando turistas desde el año 1999, rodeados de las preciosas viñas de Château Smith haut Lafitte, una finca productora de vino de la emblemática región de Burdeos. El hotel fue diseñado por Yves Collet, quien decidió emplear materiales reciclados de la zona para su construcción. 

Cuentan con diferentes planes para disfrutar del vino al máximo, de esos que decides hacer una vez en la vida porque, seamos claros, baratos no son. Puedes, por ejemplo, acudir en la época de la vendimia para disfrutar de la uva en su mejor punto o disfrutar de una experiencia exclusiva de tres días de plena inmersión en la región: viaje en helicóptero, cata privada, comida en un restaurante de dos estrellas Michelin, vinoterapia y masterclasses. Esto sí que es lujo.

¿Serías capaz de decidirte por uno de estos hoteles para hacer enoturismo? Nosotros no.