Según los expertos consultados por Beber Magazine, la cima del mundo cervecero son las lámbicas y las cervezas con barrica.

No somos quién para discutir su dictamen y además estamos de acuerdo, así que nos hemos lanzado como locos a desempolvar nuestra libreta de catas para buscar algunas de las cervezas envejecidas con barrica que más nos han gustado últimamente.

Ojo, que no queremos sentar cátedra: estas son las que más nos gustan de entre las que conocemos. Si quieres complementar la lista, ahí abajo hay un sitio para dejar comentarios (serán bienvenidos).

Sine Metu

Es la penúltima en llegar pero nos ha parecido una de las más redondas y fáciles –en este caso, entendemos fácil como una virtud–.

Esta Irish Extra Stout Whiskey Barrel Aged ha sido creada por Jameson en colaboración con La Quince y Guineu.

La envejecen durante tres meses en barricas de roble de Kentucky usadas para madurar whiskey irlandés –Jameson, obviamente– y el resultado es una envejecida perfecta para iniciarse en este tipo de cervezas.

Tiene una densidad y cuerpo medios y el amargor y dulzor están bastante balanceados, además tienen un volúmen alcóholico bajo para este tipo de cervezas –6%–. Se notan los aromas habituales a café, cacao, vainilla que aportan la madera y las maltas. La puedes comprar por 4,50 euros en Labirratorium.

Kentucky Breakfast Stout (KBS)

Esta Imperial Stout es un clásico de Founder’s. Para su elaboración se emplea una burrada de café y chocolate, así que es una cerveza golosa hasta decir basta, y sin embargo resulta una ceveza muy equilibrada, posiblemente por su maduración de un año en roble de bourbon.

Con un volúmen alcohólico que varia entre el 10 y el 13%, una densidad notable y una espuma deliciosa, esta es una cerveza para disfrutar lentamente.

Ojo, Founder’s tiene otras grandes envejecidas como Dank Wood, una Red IPA, o Doom, una IPA, ambas añejadas en madera de bourbon.

La puedes comprar por 8,95 euros en Solana.

Prosapia

Prosapia es una de las cervezas envejecidas más complejas que hemos probado.

Con una densidad más que notable –puedes masticarla–, esta es una cerveza dulce, con notas de café y caramelo, ideal para armonizar con postres o para tomar como merienda, directamente.

Nos encanta que esté envejecida en barricas de Pedro Ximénez, que no deja de ser otra forma de hacer país, ojo, se envejece durante un año y medio y contiene un 11% de alcohol.

La puedes comprar en Labirratorium por 6,80 euros.

Barrel Aged Bourbon & Vanilla

La tercera barrel aged de Tibidabo Brewing es otra Imperial Stout. En este caso está envejecida en barricas de bourbon durante 6 meses, tiempo que pasa acompañada de vainas de vainilla.

Tiene un buen cuerpo, un 11% de volumen alcohólico y aromas que giran alrededor del caramelo y –obviametne- la vainilla.

Puedes comprar un muy poco práctico pack de 24 en la tienda del fabricante a 70 euros –cabe mencionar que la unidad sale a unos más que razonables 2,91 euros–.

Sotabosc 2019

La última en llegar es una Saison Brett envejecida 12 meses en barricas de merlot, lo que hace una gran historia.

La levadura Brettanomyces, de la que proviene el Brett del nombre, arruina los vinos pero es muy deseable en Saisons y Lambicas.

Esta Sotabosc es una de las tres envejecidas que acaba de lanzar La Salvatge, y está refermentada con frambuesas, que aportan cierto dulzor y un sabor láctico que complementa el sabor a pasto y el paso por barrica.

De momento solo se puede adquirir en el brewpub barcelonés La Rovira por 15 euros la botella de 750 ml.