Ginbo lleva 10 años animando las noches en Palma de Mallorca, que no es poco. El bar de copas que empezó con el gin tonic como rey de la noche ha evolucionado a una coctelería de referencia. Y es que al equipo que hay detrás de Ginbo -Andreu, Alberto, Jean, Manu, Dani, Charles y Borja- les gusta tanto lo que hacen y están tan entusiasmados con dar a conocer sus creaciones líquidas, que los cócteles ya superan la demanda de gin tonic.

Gusto por los ingredientes locales

Un equipo joven y entusiasta hará que te sientas ídem. GINBO

“Ginbo es el espacio donde comenzar una noche larga o acabar una noche corta. Tenemos un mood festivo en el bar e intentamos que el cliente se sienta en un espacio cómodo donde relajarse mientras prueba algo que le resulte curioso”, nos cuenta uno de sus fundadores, Charles Harrington-Clarke. 

Con curioso, Charles se refiere a cócteles con gusto por el producto local, donde los ingredientes protagonizan el sabor del trago y la sensación alcohólica deja paso a las sutilezas de los destilados y sus mezclas. Prueba de ello son Almendra o Ciruela, dos de los cócteles de su carta Discovering The Balearics. Se trata de una selección de dieciséis cócteles basados en productos locales como la oliva, la miel, la lavanda o la algarroba y que en agosto dará paso a un nuevo concepto y menú. 

Y, también, buena música

Cóctel Lavanda. ¿Te imaginas lo bien qué huele? GINBO

Los cócteles tienen un gran porcentaje de la culpa del éxito de Ginbo, pero es que además el ambiente lo convierte en un sitio muy especial. El funk y el rock alternativo crean una atmósfera que propicia la felicidad y el estar tan a gustito; la estética minimalista invita a estar por la conversación, la pre-mezcla ayuda a que los tragos se sirvan de forma rápida y fluida y la espectacular terraza se convierte en la estrella del verano. Un compendio de factores que hacen que Ginbo sea el place to be en Palma de Mallorca.