Sí: lamentamos comunicar que el alcohol engorda. Si estás haciendo dieta o planteándote hacer una y te gusta empinar el codo, quizá debas replanteártelo –lo de empinar el codo, ponerse a dieta normalmente es buena idea–.

Un gramo de alcohol, alcohol etílico o etanol contiene 7 calorías. Somos conscientes de que las últimas tendencias en nutrición se inclinan por no contar calorías, pero las calorías del alcohol vale la pena contarlas: las bebidas alcohólicas, aunque sean legalmente definidas como alimento, no alimentan, sus supuestos beneficios nutricionales no compensan sus riesgos –como ya hemos visto en alguna ocasión– y a nivel nutricional son una fuente de calorías vacías. Así que vamos a contarlas.

Una fórmula matemática y calórica

Para conocer las calorías exactas que contiene una copa de alcohol aplicamos la siguiente fórmula matemática.

No te asustes, es fácil. BEBER MAGAZINE

En esta fórmula “q” es la cantidad variable de bebida alcohólica servida, indicada en mililitros; “v” es otra variable, que identifica el volumen alcohólico de la bebida en cuestión, por ejemplo, 14 en un vino tinto; “D” es el factor de densidad de un mililitro de etanol, a saber: 0,789 g por ml, y sirve para corregir la suposición de que un gramo de alcohol equivale a un mililitro de alcohol; “C” son la cantidad de calorías –7– de un gramo de alcohol y dividimos por 100 porque el volumen alcohólico de una bebida se expresa en un porcentaje. Si no lo entiendes, haz un acto de fe.

Una copa de tinto con 82,8 calorías

Vamos con un ejemplo práctico. Nos servimos 150 ml de un vino con un volumen alcohólico del 14%. El total de calorías de la copa sería de 82,8.

Calorías en una copa de tinto con un 14% de volumen alcohólico. BEBER MAGAZINE

¿Parece poco, verdad? Bueno, pues piensa lo siguiente: 100 g de pasta tienen 131 calorías, eso significa que 2 copas de este vino equivalen aproximadamente –en realidad, superan– a 100 g de pasta.

Hasta aquí todo bien, pero ocurre que quizá te estés tomando el vino con esa pasta –u otros alimentos–, con lo que estarías doblando el aporte calórico. A eso tendrías que sumarle que solo estamos contando las calorías que hay en el etanol, pero no estamos teniendo en cuenta las calorías del posible azúcar residual en el vino, es decir, estamos asumiendo que es un vino seco al 100% –al fin y al cabo es el más consumido en nuestro país–.

Para hacerlo realmente bien deberíamos añadir la variable del azúcar, un carbohidrato, pero de momento lo dejaremos de lado porque la inmensa mayoría de bebida alcohólicas no llevan información nutricional en su etiquetado y, si la llevan, entonces suelen indicar el contenido calórico, es decir: no hace falta que hagas tú los cálculos.

¿Cuántas calorías tiene un Negroni?

En calorías: como ración y media de espaguetis. BEBER MAGAZINE

Vamos a complicarlo un poco más. Vamos a calcular las calorías que contiene una bebida elaborada con distintos ingredientes, como un Negroni.

El Negroni es un cóctel de aperitivo que se elabora con partes iguales de Vermut, Ginebra y Campari. Según la receta mas canónica se emplean 30 ml de cada una de estas bebidas.

Para elaborar nuestro Negroni mezclaremos Tanqueray, una London Dry con un 43% de volumen alcohólico, Martini Rosso, un vermut rojo con un 15% de volumen, y Campari, que tiene un 25% de alcohol.

Aplicando la fórmula anterior hallamos que los 30 ml de Ginebra aportan 71 calorías; que el vermut aporta 25 calorías y el Campari, 41. Una simple suma revela que nuestro Negroni tiene 137 calorías pero el cálculo es incorrecto.

El Martini Rosso –y cualquier vermut– lleva una buena cantidad de azúcar y por lo tanto, a las calorías de su etanol habría que sumarle las que aporta el azúcar. Según hemos encontrado por aquí, 100 ml de Martini Rosso tienen 123 calorías, así que los 30 ml que nos hemos servido aportan 37 calorías –12 más de las que habíamos calculado inicialmente.

Nuestro Negroni contiene, pues, 149 calorías. Esto es más que 100 gramos de pasta, pero sin ningún aporte nutricional.

¿Cómo podemos compensar el aporte calórico?

Insistimos en que beber alcohol no es bueno para la salud. Cuando nuestro cuerpo metaboliza etanol genera sustancias cancerígenas. No lo decimos para dar mal rollo, sino para poner en contexto que cuando hablamos de compensación hablamos de compensar el aporte calórico, no de revertir los efectos negativos para la salud.

Aclarado lo anterior: se estima que, de media, durante 10 minutos de carrera se queman 100 calorías. Así, para quemar las calorías de la copa de tinto que hemos puesto de ejemplo habría que correr unos 10 minutos y para quemar el Negroni del que hemos hablado, 14. Si sumamos ambos, 24 minutos de carrera.

Pero como nos conocemos, mejor estírate y corre media hora.