Hoy tiramos la Visa por la ventana. Vamos con cuatro vinos espumosos de larga crianza que, sumados, tienen más años que el jovenzuelo que escribe esto. Creo que en términos contables eso se llama inmovilizado. Y, claro, guardar en una bodega estas botellas tiene un coste. Vamos que la selección de hoy no es apta para bolsillos famélicos que, hoy en día, son la mayoría.

También os digo que en una noche loca te dejas en cubatas y entradas a locales deprimentes más que lo que cuesta una de estas botellas. Allá cada cuál con su manera de gastar dinero.

El más joven de estos vinos tiene 10 años y el veterano ya es mayor de edad. Estamos ante unos espumosos de larga crianza complejos, exquisitos, que pueden carearse con cualquier grande del mundo mundial.

Gramona Enoteca Brut Nature

Espumosos de larga crianza como Enoteca de Gramona

Obra cumbre. BEBER MAGAZINE

Esta es, probablemente, la Obra Cumbre del espumoso catalán. De momento, claro, no significa que sea así para siempre. pero vamos, que lo peta muy fuertemente. Aquí la gente de Gramona se marca un mix bien rico de Macabeo y Xarel·lo con 180 meses de crianza que, si echas cuentas, son 15 añitos.

Este de la foto es un 2002 –ya puede votar– y a nivel aromático es una pastelería embotellada. Luego tiene un tacto cremoso, una burbuja diminuta y aún conserva acidez y aromas de manzana. Es para celebrar algo muy gordo o, precisamente, para celebrar que puedes bebértelo.

Precio: 130 euros.

Turó den Mota

Nada que ver con José. BEBER MAGAZINE

Ya sabemos que Recaredo elabora con tiempo. Pero este es su –casi– tope de gama –luego tienen los Reserva Particular Santi Redondo–.

Es un Brut Nature monovarietal, de Xarel·lo de viñas muy viejas y cultivadas en una parcela preciosa con vistas a Montserrat. Para entrar a vivir. Este 2006 ha pasado 11 años de crianza en la cava y otros tres años dando tumbos por ahí, esperando que alguien lo acoja en casa. De nuevo, aroma acusado a crianza y autólisis pero con todo lo demás: acidez, fruta, bla bla bla… Lo mejor es bebérselo.

El enlace de aquí abajo lleva a Vinissimus, donde atesoran una última botellita por un precio bastante módico. Un chollazo.

Precio: 103 euros.

Cuvée de Carol

Oh, Carol. BEBER MAGAZINE

Soy muy fan de Parés Baltà, no lo ocultaré. Pero eso no quita para que este espumoso sea de vicio. Combina Macabeo y Chardonnay. La Chardonnay pasa por un periodo de crianza junto a las lías previo a la segunda fermentación. Y luego, en botella, la crianza es de 90 meses.

Aunque sigue la tónica de pastelería y frutas confitadas –una tarta Tatín, vaya–, a mí me parece un vino más rústico que los anteriores y, por eso, me maravilla, porque al mismo tiempo es muy elegante. Además, tiene un precio increíble.

Precio: 44,50 euros.

Alta Alella 10

Espumosos de larga crianza como este de Alta Alella

Un pepino. BEBER MAGAZINE

El último de los espumosos catalanes de larga crianza en llegar es este pepino de la familia Pujol-Busquets Guillén. Digo que es el último en llegar porque lo presentaron hace pocos días –igual en el impasse me he perdido alguna novedad del dinámico sector del cava, JAJAJA…–.

Bueno, este 10 es un monovarietal de Chardonnay cultivado en su pequeñísima parcela distinguida como Paraje Calificado –lo más de lo más–. Yo no sé cuántas botellas habrá de esto pero tienen que ser pocas.

En cualquier caso: la Chardonnay fermenta en roble y luego se cría sobre lías durante 10 años recién cumplidos. Otra vez pastelería. Pero aquí con una buenísima acidez y la salinidad tan característica de las creaciones de esta bodega.

Precio: 120 euros.