El gin tonic lleva estando de moda unos 20 años, por lo que ya deberíamos dejar de considerarlo y tratarlo como si fuera una moda para pasar a la fase de clásico. ¿Y qué es un clásico? Mi profesora de literatura favorita, con permiso del señor Pérez, que era otro crack, me enseñó que ‘clásico’ es aquello que nunca pasa de moda. Por tanto, los clásicos establecen una referencia comparativa. Así que los debemos tratar con respeto.  Y aquí te contaremos cómo mejorar el gin tonic.

Lo que viene a continuación son consejos para que bordes los gin tonics. Tus amigos te querrán más si lo sigues a pies juntillas, así que no seas cafre y aplícate, porque el amor de los tuyos es lo único que te llevarás a la tumba además de un lindo epitafio: “Preparaba gintos, no floreros”.

Olvídate de la copa balón

De una manera u otra, he trabajado para la industria del alcohol durante 20 años, que no es poco. Así que la información que os detallo viene de un insider. La copa balón es un puto invento de una empresa de destilados muy tocha. Pero la copa balón, además de una horterada, no es el recipiente más adecuado para una bebida con burbujitas. ¿Sabes por qué? Porque las burbujitas se van. Además, la copa balón favorece que la bebida se caliente. El vaso correcto para un gin tonic es un vaso highball esto es, un vaso alto y con la base ligeramente más estrecha que la boca. Lo siento pero deberías reciclar todas esas copas pecera que guardas en casa. Espero que no les tengas mucho cariño. Son horrorosas.

Échale bien de hielo

Aunque a los neófitos les pueda parecer lo contrario, ser generosos con el hielo ayuda a que la bebida no se agüe. Si eres un irredento de las copas balón, llénalas de hielo hasta los topes. Si eres una persona sensata, en un highball te cabrán 3 ó 4 hielos. Huelga decir que el hielo debe ser de buena calidad –los de gasolinera son de buena calidad–. Y quizá hay que mencionar que el hielo pilé aquí no pinta nada, necesitamos hielos grandes, con una superficie pequeña en relación a su masa, es decir, todo lo contrario al hielo pilé. Huye de los gin tonics –y de las bebidas, en general– en los que hay un hielo solitario nadando en la copa.

Enfríalo todo

La nevera es tu amiga, así que no la subestimes. OLD YOUTH PARA UNSPLASH

El vaso, la tónica y la ginebra: enfríalos previamente en la nevera –la ginebra incluso en el congelador–. El frío mantendrá a raya la sensación alcohólica y la bebida resultará más agradable.

Cuida la proporción de ginebra y tónica

Según cuánto te vaya el mambo, la proporción de ginebra y tónica es de 1 a 3 o de 1 a 4, siendo más sencilla de calcular la segunda. Te explico por qué: los botellines de tónica suelen ser de 20 centilitros y los vasos de chupito suelen tener una capacidad de 5. Así, si preparas un gintonic con todo un botellín de tónica lo tienes tan fácil como usar una medida de chupito de ginebra. Aunque lo suyo es que te compres un medidor o jigger.

Compra la mejor tónica que te puedas permitir

Todos fardamos de ginebra pero la tónica representa, si sigues la proporción, el 80 por ciento de lo que te beberás. Fentimans, Le Tribute y Fever Tree son buenas opciones. Aunque si vas a tirar de supermercado, Schweppes es un buen estándar. En general, deberías preferir tónicas más secas que dulces.

Usa la ginebra que te salga del enebro

Como mejorar el gin tonic: con una buena ginebra

Usa la ginebra que dé la gana. GIN MG

Si quisiera ser purista, te diría que la ginebra canónica es de estilo London Dry, un tipo de ginebra con marcado aroma de enebro y muy seca. Pero hoy tengo la moral facilona y no seré purista.

¿Hay ginebras mejores que otras? Sí, desde luego, pero por encima de todo deberías elegir una ginebra que te guste a ti y a las personas a quien vayas a servir los gintos. ¿Que te gusta el sabor a pepino? Pues ya tú sabes. ¿Que te va lo frutal? Lo suyo es que te tomes un Mojito o una Piña Colada, pero en fin… hay opciones.  ¿Que prefieres un gin tonic de corte clásico? Lo que te decía al principio, elige una London Dry. En cualquier caso, aquí tienes una lista de ginebras de super más que decentes.

No necesitas botánicos

Te hace mucha ilusión zarandear la piñata de tu creatividad sobre la copa, lo sé, pero eso no hará que el gin tonic sea mejor, solo te costará dinero y te hará vivir una falsa ilusión de prosperidad. Pero es falsa.

La mayoría de ginebras vienen de fábrica infusionadas con un montón de botánicos. ¿Necesitas más? ¿Eres un insaciable los aromas? ¿Sirve de algo añadir uvas a un gin tonic elaborado con una ginebra con aroma de uva? No, no sirve de nada. Es más, es un poco una engañifa: en terminología coctelera existe lo que se llama perfect serve y estos los suelen definir las marcas de destilados. Cuando alguien te dice que la ginebra H debe servirse con una lámina de pepino, cuando esta ginebra ya sabe a pepino de aquí a Roma, te lo está diciendo porque la marca H ha definido que así sea. Y, ¿por qué? ¿Les gusta sobreponer sabores? ¿Tienen una obsesión por acentuar pepino con pepino? Pues no, es simple y llanamente una operación de marketing: si alguien ve que tu gin tonic lleva pepino, uvas o lo que sea quizá te pregunte o quizá le diga al camarero “sírvame el del pepino, por favor”.

En fin, que un buen gin tonic no necesita más que una peladura de limón o, si te pones exótico, de lima.

Sirve la tónica directamente en el vaso

La burbuja aguanta como una campeona. HENRY BE PARA UNSPLASH

Hace un tiempo se puso de moda aquello tan barroco de verter la tónica por el mango de una cuchara de cóctel, esas tan largas y helicoidales como una igualmente barroca columna salomónica. El gesto se justificaba diciendo que así no se rompía la burbuja, explicación asombrosa porque al fin y al cabo la burbuja estaba viajando por un cauce tortuoso antes de llegar al vaso y es difícil que durante ese trayecto la burbuja no se rompiera más que si, simplemente, la tónica hubiera caído suavemente en el vaso. En fin, una pijada.

A no ser que escancies la tónica como si estuvieras en una sidrería, la burbuja aguanta. Tú no te preocupes por ella. Es una burbuja, pero es muy resistente. De hecho, a la burbuja le jode mucho más la copa balón. Así que vuelta al punto uno: olvídate de la copa balón, por el amor de Dios.