Ha entrado en tu coctelería pero en realidad no sabe mucho de qué va esto de los cócteles. Es el cliente indeciso/a y esta tipología existe. Míralo de esta forma: estás ante un nuevo candidato o candidata a entrar en las filas del cocktailoverismo, una nueva alma que reclutar en las filas de los y las amantes del buen beber. ¿Cómo ayudar a un cliente que no sabe nada de coctelería?

Hemos hablado con Diego Cabrera, el alma de Salmón Gurúnúmero 19 en The World’s 50 Best Bars– y de Viva Madrid. Él nos regala algunos consejos que nos van a ir de perlas para clavarle el cóctel al cliente neófito y al indeciso. ¡Ahí van!

La pregunta clave

Hay una, para Diego. Se trata de una pregunta que parece inocente pero que revela una información más valiosa que los documentos clasificados de wikileaks: ¿Qué sueles tomar?.  “Vamos a saber qué tipo de bebida le gusta, si es refrescante, o un destilado concreto, por ejemplo. También nos revela cuánto está dispuesto a pagar”, nos explica Cabrera. Hay otras preguntas necesarias, nos recuerda el barman, como si es alérgico a algún ingrediente.

Crear un cóctel para cada característica principal

Para nosotros están clarísimas ciertas atribuciones, pero para el ciudadano de a pie no tanto. “La gente no tiene por qué saber qué es un cóctel clásico o uno moderno, así que nosotros, en Salmón Gurú, lo que hemos hecho es tener una serie de cócteles que enfatizan la característica principal: refrescante, con carácter, afrutado…”, dice Cabrera.

Una buena idea, pues, es tener unos fondos de armario l que respondan a esa característica principal. “En nuestro caso, por ejemplo, el cóctel refrescante que más vendemos y que gusta a todo el mundo es el Tónico Springer. Está hecho a base de ginebra infusionada por nosotros con cardamomo, zumo de limón, canela, un toque de sirope para equilibrar la acidez; se añade Ginger Beer y se decora con trocitos de canela y una rodaja de pepino llevándolos hacia abajo para que le den el toque de frescor y lo saboricen”, nos cuenta el bartender

Creativo pero reconocible

Una vez tienes una idea de lo que le gusta, hay que ser un poco vivos: si han entrado en tu coctelería, no hace falta que les hagas un Mojito, que podrán tomar en cualquier parte. “Si han llegado a mi local es porque buscan que les sorprenda, así que es buena idea hacerle algo creativo pero, sobre todo, que sea reconocible, no algo que no se entienda”, aconseja nuestro bartender de referencia. 

Más preguntas, más información

“Si me dicen que suelen tomar Coca Cola, seguiré preguntando. Lo principal va a ser si quieren un cóctel sin alcohol o con alcohol. Además, ya sabes que busca algo refrescante y, seguramente, si se ha decantado por contenido alcohólico, con baja graduación. Y por supuesto, está acostumbrado a pagar un precio bajo por lo que toma”, comenta el que fue incluido entre los cien nombres más influyentes de la coctelería por Drinks International

Sé práctico

A un cliente habitual ya lo conoces, a uno nuevo no. ¿Vas a hacerle un tercer grado sobre sus gustos y aficiones para intentar clavarle el cóctel? Bueno, eso va a gustos, pero Diego Cabrera lo desaconseja.

“Imagínate que ha venido con su primera cita y tú le acribillas a preguntas personales. No, yo creo que hay que ser práctico; ser barman es también tener el conocimiento para saber con una o dos preguntas clave qué puedes prepararle”, afirma Cabrera.

Pero que la practicidad no te pille con la guardia baja, porque tal y como nos recuerda el propietario de Salmón Gurú,  “el primer sorbo de una persona en tu bar va a decantar la balanza para un lado o el otro. Ese primer sorbo debe ser garantía de éxito”. En ese sentido, Diego Cabrera vuelve a insistir en el punto número dos: “Si tienes un abanico de cócteles que te hacen sentir seguro prescribiendo en función de lo que te hayan pedido, (un sour, un afrutado, un refrescante), tira por ahí. Pero si alguien me dice vuélvete loco, entonces, a jugar”.    

¿Y si no acierto?

“Puede darse el caso de que no acertemos, claro. Eso no quiere decir que el cóctel esté malo, sino que hemos errado en la prescripción. En nuestro caso, nosotros ofrecemos garantía de satisfacción, es decir, otra bebida que sí pueda gustarle”, explica este bartender

Y ahí tienes nueva oportunidad de convertir al nuevo cliente en cliente fiel.