Beber alcohol “es la tercera causa de enfermedad y de muerte prematura tras el bajo peso al nacer y el sexo sin protección”, nos cuenta el Dietista, Nutricionista y Biólogo Juan Revenga. Ojo, no es su opinión: son datos recogidos por la Organización Mundial de la Salud sobre cómo afecta el alcohol a la salud.

Juan, que ejerce como profesor en la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad San Jorge y colabora con la SER y El Comidista, ha hablado con nosotros sobre los riesgos que entraña la ingesta de alcohol etílico –en todas sus formas–. Sobretodo de su incidencia en la salud –harina de otro costal son los graves problemas familiares, laborales y sociales que también genera –.

Quizá te sorprenda que en una publicación dedicada al mundo de la bebida aparezca un texto como este. Pues bueno, no debería y precisamente por ese motivo lo publicamos. Solo es un ejemplo, pero todavía recordamos con rubor que la Federación Española de Enología aprovechó la pandemia para sugerir que consumir vino protegía de la Covid-19, algo que su presidente tuvo que desmentir –lo hizo mal: con ambigüedad y tibieza– tras el revuelo generado.

Las tentaciones para blanquear el consumo de alcohol son muchas. Pero la realidad es la que es aunque nos empeñemos en lo contrario: beber alcohol enferma, mata y no tiene beneficios para la salud. Los mensajes que lo niegan o que matizan este asunto pretenden infantilizar la opinión pública. Nosotros creemos que hay que hacer todo lo contrario. Hay que informar para que cada cual asuma sus riesgos de forma consciente. Si quieres saber cómo afecta el alcohol a la salud, sigue leyendo.

¿Cómo afecta el alcohol a la salud?

Perjudicándola. El alcohol, se metaboliza en una serie de compuestos que son tóxicos y que no tienen ningún beneficio. Cualquier cosa intrínsicamente positiva que aporte una bebida alcohólica, jamás superará en su magnitud a lo negativo que aporta el alcohol.

¿Tan peligroso es?

Las bebidas alcohólicas están en el grupo uno de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), junto con el plutonio, el amianto, el uranio 235 y las carnes procesadas.

¿Y los compuestos positivos que se supone que hay en el vino y la cerveza, como el reservatrol o el silicio?

Los puedes encontrar en cualquier otro alimento sin tener que pagar el peaje del alcohol. Dicho de otra forma, puedes secarte el pelo tirándote del piso 125 de un rascacielos, pero los resultados finales no son los más adecuados. Sí, se te seca el pelo, pero quizá es mejor hacerlo con un secador.

A nivel químico o bioquímico… ¿qué ocurre cuando yo bebo alcohol?

Pues que se absorbe a través de la mucosa gástrica y una vez en la sangre, el alcohol genera sus efectos de desinhibición, euforia, amodorramiento y todos los comportamientos que pueda llevar asociados. Luego cuando esta sangre se filtra por el hígado, una serie de mecanismos degradarán ése alcohol. Ahí entra la alcohol-deshidrogenasa y otras enzimas que transforman el alcohol en acetaldehído, una substancia que tiene un carácter muy cancerígeno, sin olvidar el carácter cancerígeno del propio alcohol a su paso por las mucosas esofágica y gástrica. De ahí que muchos de los cánceres asociados al consumo de alcohol son el cáncer esofágico y de estómago.

¿Por qué hay gente que bebe alcohol durante mucho tiempo y no enferma?

Todos nacemos con una serie de boletos para una determinada lotería. Llámale cáncer de estómago, cáncer de esófago… da igual. Depende de cómo sea nuestra vida vamos deshaciéndonos o acumulando boletos. Puedes reducir tus posibilidades de desarrollar un cáncer si tienes unos hábitos saludables pero también lo contrario. Siempre estamos hablando de posibilidades y no de causalidades seguras. Aunque tú tengas todos los boletos menos uno para que te toque la lotería, igual no te toca. Y a la inversa. Pero sí sabemos que el alcohol incrementa el riesgo de cáncer.

Hay recomendaciones de cuánto hay que beber como máximo…

De entrada lo que no hay es una recomendación de cuánto hay que beber. Lo que hay es una indicación de lo que se considera un consumo de bajo riesgo. Pero no hay una recomendación de consumo saludable.

¿Y la diferencia entre hombres y mujeres? Se dice que si ellas una copa, ellos dos…

No voy a caer en eso. La recomendación es que hay que beber el mínimo alcohol posible.

¿Es peor un whisky o una cerveza?

En una jarra de medio litro de cerveza hay unos 25 mililitros de alcohol; en una copa que contenga 125 mililitros de vino, unos 17, y en una copa de whisky, que contiene unos 50 mililitros, hay 20 mililitros de alcohol aproximadamente.

¿Qué ocurre a nivel dietético con el alcohol?

El alcohol es uno de los elementos que más influye al incremento de peso, son calorías vacías.

Hay gente que compensa el consumo de alcohol haciendo ejercicio…

También hay gente que lo compensa dejando de comer

Eso no parece recomendable.

No, no lo es. Para hacer las cosas bien no tienes que justificar hacer las cosas mal. Solo tienes que hacer las cosas bien.