“Se me enamora el alma, se me enamora. El fuego está encendido, la leña arde”. Desde luego que la Pantoja tenía de sutil lo mismo que este artículo de recomendaciones de espumosos rosados –Cavas y Champagnes y Outsiders, también–, que en una poco original asociación de ideas llega por San Valentín, el día más cursi del año, tan cursi como el titular de aquí arriba, que he escrito yo mismo y no corrijo porque lo veo tan repipi que me deja con esa especie de sensación vergonzante con la que me dejaba ver Barrio Sésamo cuando ya había cumplido 12 años y comprendía que aquello ya no era para mí pero no podía evitar quedarme pegado al televisor. Y lo peor de todo es que me gustan mucho los rosados, con burbujas y sin, y me sabe mal recomendarlos por San Valentín, pero lo que decía: se me enamora el alma.

Bueno, que no decaiga: estos vinos están buenos y merecen que los quieran. Si consigo que uno solo de los lectores o lectoras de Beber Magazine se convierta al rosado, toda esta cursilada habrá valido la pena. ¡Dadle al rosado, Beberers!

Alta Alella Mirgin Rosé 2018

Fresco y fácil. BEBER MAGAZINE

Alta Alella –una de mis bodegas favoritas de la caótica y errática Denominación de Origen Cava, por no decir LA favorita– elabora este monovarietal de Monastrell; “la primera variedad utilitzada para el Cava”, según Josep Maria Pujol-Busquets, fundador de la bodega. Pues, total, que es un vino fresco, burbujeante, fácil, sin complejidad, si acaso algún aroma a pastelería, pero sobre todo a fruta roja. Y con el deje salino que tienen los vinos de esta familia viñerona.

Precio: 12,25 euros

Mim Natura Pinot Noir Brut Reserva 2016

Es rosado, pero podría ser violeta. BEBER MAGAZINE

Vins El Cep también se adscribe a la DO antes mencionada y de entre todos y variopintos lugares en los que podría hacer vino, siendo Cava, eligen hacerlo en el corazón del Cava. En Espiells, Alt Penedès. Este vino también se elabora con una sola variedad, con Pinot Noir. Imposible no caer en que huele a violeta, flor muy romántica y agradecida. Tiene un punto dulzón, pero bien.

Precio: 12,50 euros

Clos Lentiscus Rosé nº 41 2017

A su bola y ni tan mal. BEBER MAGAZINE

Este –y el siguiente– también es un monovarietal, pero de Samsó –Cariñena–, aunque no, no es Cava. Clos Lentiscus va por libre y bien que hace. Esta bodega, un château en toda regla, lleva 10 generaciones produciendo vino, vamos que son muy previos a cualquier indicación geográfica. Tiene burbujas, eso sí, y se elabora en el Garraf, cerca de Sitges (Barcelona). Es un vino ya con cierta complejidad, tiene aromas de cítricos, de romero, de albaricoques… Es divertido ir olisqueando y sentir como evoluciona. Aunque es más divertido beberlo.

Precio: 13,10 euros

Tantum Ergo Pinot Noir Brut Nature 2018

Pinot Mediterranoir. BEBER MAGAZINE

Estas burbujas de Bodegas Hispano-Suizas son ya más rotundas. Y es que por mucho que el viñedo esté a unos 700 metros de altura, estamos en Utiel-Requena. Pinot Noir mediterránea, potente, intensa, con aroma a cereza, como un Kojak, pero en bien y sin chicle –beber espumoso y comer chicle al mismo tiempo es muy ordinario, no lo hagas–.

Precio: 21,50 euros

Bollinger Brut Rosé

¡Qué me gusta Bollinger, qué pasa! BEBER MAGAZINE

Sé que ahora lo que se lleva de Champagne son los vignerons Selosse y tal– pero es que a mí ahora mismo me va mal pagarme un Selosse y, además, me gusta Bollinger –ay, La Grand Anée…–. En fin, que está buenísimo. Y si abres un Bollinger por San Valentín y no acabas en un intento de reproducción sabes, por menos de 64 euros, que lo vuestro está condenado al fracaso. ¿Qué más quieres? ¡Te habría salido mucho más caro y penoso seguir con la pantomima!

Precio: 63,90 euros