El mundo de la cerveza es, probablemente, el más dinámico del universo líquido. Y extenso: si es sencillo perderse en un océano de vino, en el de la cerveza, donde las novedades son casi diarias, uno necesita de un muy buen mapa para no extraviarse. O de buenas capitanas y capitanes que señalen las breweries que vale la pena conocer.

Hemos pedido a Judit Cártex Directora Comercial en Cervesa del Montseny–,  Ana Murilloresponsable de El Retrogusto es Mío– , Mikel Rius –director del Barcelona Beer Festival– y Dani Ruiz –responsable de Cerve Tv– que señalen los proyectos cerveceros más interesantes del país. Algunos acaban de empezar, otros tienen ya un bagaje a sus espaldas y todos tienen en común una inquietud por hacer buena birra.

Proyectos para gente muy puesta

Dos Kiwis, uno de los proyectos más frikis. DOS KIWIS

Mikel Rius nos recomienda 15 proyectos a tener en cuenta. Los categoriza según el público a los que se dirigen y su nivel de complejidad. “Estos cinco primeros proyectos son muy frikis,para gente muy puesta: Animus (Barcelona), Dos Kiwis (Rupià), Oso Brew (Madrid), Malandar (Sevilla) y Saltus (Euskadi)”, afirma Mikel.

Saltus es una brewery a la que también apuntan Dani Ruiz y Ana Murillo. “Es una de las cerveceras noveles que hay que seguir la pista en España. Se encuentran a caballo entre Murguía (Álava) y Berriozar (Navarra). La primera es la localidad de la que son oriundos sus dos fundadores y donde empezaron su andadura cervecil bajo el techo de un garaje. La segunda, Berriozar, es donde elaboran sus cervezas dentro de la cooperativa Koop. Lo que distingue a Landa, el brewer, es su pericia con los lúpulos. A pesar de sus escasos 4 años de vida, su catálogo de birras ya cuenta con una suculenta gama de IPAs de todo estilo y condición. Y hay que destacar la finura y el altísimo nivel que alcanzan en todas ellas”, amplía Murillo.

Sobre la madrileña Oso Brew, Murillo también tiene algo que decir: “se trata de dos ingleses que coincidieron estudiando Erasmus en Madrid y no llevan mucho en activo, este verano cumplirán tres añitos. Todo lo que he probado de ellos tiene una factura de mucho nivel, desde Pale Ales, IPAs hasta sus Imperial Stouts”, sostiene la responsable de El Retrogusto es Mío. 

Propuestas de nivel intermedio

El cuidado packaging de Maresme Brewery. MARESME BREWERY

Rius señala las siguientes cinco cerveceras como “de nivel medio, para gente que sabe un poco del tema”:  La Calavera (Girona) –Daniel Ruiz coincide en la recomendación–, Castelló Beer Factory (Castellón de la Plana), Cierzo Brewing (Zaragoza), Maresme Brewing (Barcelona), Bonvivant (Málaga) y Gross (Guipuzkoa).

Judit Cártex coincide con Mikel en considerar Maresme Brewery. “Llevan dos o tres años elaborando con una calidad media-alta. Cuidan muy bien el proceso y el packaging. Han abierto Panoràmic, un chiringuito de re-puta madre en Montgat, un beergarden con skate park y ya mismo inaugurarán un tap-room en Barcelona. Son un ejemplo de emprendeduría”, dice la brewer. Judit, como Mikel, también recomienda seguir de cerca Bonvivant y, sin movernos de Málaga, a Attik.

En cuanto a Gross, esta es la opinión de Ana Murillo: “Gross no se pueden considerar nuevos en esto de elaborar la cerveza. Ya han pasado más de 7- 8 años desde que arrancaron como marca. Estos donostiarras aportan una elevada consistencia en todas sus elaboraciones y tienen un lema que resume su actitud ante la vida: Sin lúpulo no hay esperanza. Además de firmar su máxima, Gross me parece un ejemplo perfecto de cervecera moderna. Nos gusta especialmente también su cuidadísima y gamberra imagen de marca que suma a todo lo que hacen un punto de picante y de frescura”

Breweries para iniciarse

Garage Beer y su memorable grafismo. ACREB

Mikel Rius aconseja acercarse a otras cinco cerveceras, estas de un nivel más básico, perfectas puertas de entrada al universo de la cerveza. Son Garage Beer (Barcelona), Península (Madrid), Basqueland (Euskadi), Soma (Girona) y SanFrutos (Segovia).

Dani Ruiz coincide con Rius en varias cerveceras. “En Basqueland son los reyes del hype. Elaboran cervezas dentro de las tendencias actuales, que están enfocadas a lo que se produce y viene de Estados Unidos. De hecho, sus propietarios cruzaron el charco desde California para establecerse en Euskadi y montar su cervecería. Elaboran con maestría estilos de moda como el NEIPA o como el Pastry Stout –cervezas negras con adjuntos que te hacen parecer que bebes un pastel de chocolate con cosas–. Cada semana sacan nuevas referencias, lo que hace que tengan al ilustrador de sus etiquetas bastante estresado. Su imagen de marca es brutal y sus etiquetas atraen mucho a la vista. Es difícil seguirles la pista dentro de esta vorágine de novedades continuas a la que nos someten. Dentro de su gama base –la que sí que repiten– tenemos cervezas como Aupa o Imparable, de muy alta calidad”, dice Ruiz, quien añade: “me gustaría destacar también marcas como Garage Beer, Soma, Gross, Laugar (Bizkaia), Castello Beer Factory, Sanfrutos, Caleya (Asturias) o Sitgetana (Barcelona).

Sobre SanFrutos, Dani Ruiz afirma lo siguiente: “A lo largo de los años, han ido demostrando que elaboran cerveza de muy alta calidad y hay que reconocerlo. Aparte son buena gente”.

Y sobre Caleya, Ana Murillo hace un apunte: “merecen una mención porque, aunque tampoco son unos advenedizos en esto, de un tiempo a esta parte están realizando una gama de cervezas, sobre todo lúpulos, de altísimo nivel. Además, son de los pocos que combinan y mantienen una línea regular de cervezas contrastadas -a muchos os sonará su conocida Goma 2-  y otra línea de producciones únicas para un mercado más friki”.

Más cerveceras interesantes

Màger (Barcrelona) es un proyecto en el que coinciden Ana Murillo, Judit Cartex y Dani Ruiz. “Màger se atreve con un tipo de elaboraciones distintas a la actual moda del lúpulo. Se ubica en La Llacuna, uno de los puntos de más altitud de Anoia y del Alto Penedés, y se inspira en las variedades de uva que crecen en su zona, de perfiles ácidos. Llevan desde el 2018 coqueteando con el lado salvaje de la cerveza y de la vida, explorando las posibilidades de las fermentaciones con levaduras autóctonas de diversos frutos de la zona”, explica Murillo. Càrtex sostiene que el responsable de Màger, Aleix Puig, “está haciendo unas cervezas ácidas de un nivel brutal”.

Murillo recomienda La Salvatge (Girona), un proyecto en el que Dani Ruiz tiene mucho que ver: “La Salvatge, el proyecto cervecero de Dani Ruiz, actualmente más conocido por su documental Lambic, About Passion and Time. Las raíces físicas del proyecto se encuentran en un sótano de una granja situada en Puig de Llaés. Como Màger, se especializa en la elaboración de cervezas con fermentación mixta, que maduran en barricas de roble y se mezclan y fermentan con todo tipo de frutas de su zona. Creo sinceramente que su nombre se va a oir bastante en el mundillo en unos años, y no muchos”.

Judit Cártex estan de acuerdo en mencionar a Lo Vilot (Lleida). “Es un ejemplo mundial de círculo cerrado. Hacen la maquinaria para hacer birra y para maltear el cereal que ellos mismos cultivan. También cultivan lúpulo, que se secan ellos y con todo eso hacen cerveza”, dice Cártex.

“Sus cervezas de base, como la St. Joseph Pale Ale o la Blat ECO, son muy buenas referencias, muy bebibles, y que seguro gustan a mucha gente por su equilibrio y matices. Un proyecto a seguir y a visitar”, afirma Dani Ruiz sobre Lo Vilot.

En este estilo, Cártex señala también Quana (Barcelona). “No se dedican 100% a la brewery pero su peculiaridad es que cultivan su propio cereal y lo envían a maltear, son payeses que hacen una cerveza muy chula”, dice la brewer.

Cuatro proyectos imprescindibles

Todo es cíclico. CYCLIC BEER

Dani también recomienda tener controladas Ales Agullons (Barcelona), Naparbier (Navarra) y Cyclic (Barcelona).

Las Pale Ale de Agullons tienen un cierto carácter rústico que las hace inconfundibles y muy atractivas. Durante los 12 años que llevan trabajando, han sabido darle a sus cervezas un carácter propio, un alma. Fueron los primeros en presentar una cerveza de fermentación mixta ácida en el panorama nacional, la Setembre. También han elaborado la Roca i Carbó, junto a Jordi Roca, para el Celler de Can Roca. Últimamente están intentando trabajar con materia prima de proximidad, en una búsqueda del concepto de terruño en la cerveza. Organizan una de las ferias cerveceras artesanas más importantes del panorama, la Mostra de la cervesa artesana de Mediona, para muchos, la Meca de las ferias cerveceras”, comenta Ruiz sobre Agullons.

“Recién nombrada mejor cervecera de España por la plataforma internacional online Ratebeer, Naparbier, tras 11 años desde su apertura, ha trabajado muy bien variedad de estilos cerveceros. Destacar su gama base, donde podemos encontrar una Pils excelente, la Paradise, una red ale de libro, la ZZ, y una muy buena IPA, la Aker. Son un valor seguro”, continúa Dani Ruiz.

Cyclic es una pequeña cervecera situada en el barrio de la Sagrera de Barcelona que ha sabido cautivarnos con sus fermentaciones mixtas. Cervezas ácidas con muchos matices y muy bebibles. Comprometidos con el medio ambiente, han sabido experimentar y cruzar líneas que separaban la cerveza con el vino y la sidra. Han trabajado transversalmente con viticultores naturales, mezclando mostos de cerveza con uvas, mosto de uva, pieles y lías del vino. También con sidreros, usando manzanas, mosto de sidra y muchas otras frutas. Su perfil ácido y equilibrado ha hecho que tengan un nombre muy reconocido en el sector más freak-cervecero, pero que también esté gustando a un amplio público. Caben destacar cervezas como Xino Xano, Grisette, Volta, Fresita o Disgresion. Abren su fábrica al público, donde venden y sirven su cerveza. La situación actual les está haciendo sufrir bastante. Hay otras cerveceras que están haciendo un trabajo parecido, como Segarreta (Tarragona) o Santa Pau Ales (Girona)”, concluye Ruiz.

Por último, Judit Cártex nos habla de la apertura de La Textil (Barcelona), una brewery recién abierta en el centro de Barcelona con sala de conciertos, un comedor alucinante y unas primeras cervezas que apuntan muy alto. Y si lo dice la Jefa Cártex, nos lo creemos a pies juntillas.