¿Con qué espumoso brindarás esta Nochevieja? Si te faltan herramientas para decidir, no te estreses, estas son algunas de sus similitudes y diferencias principales entre Cava y Champagne.

Similitudes

Empecemos aclarando que uno no es mejor que el otro. Cierto es que la palabra Champagne parece estar acompañada de lujo y prestigio pero tiene que ver más con el marketing que con la calidad del producto. Los hay buenísimos y no tanto.

Dicho esto, el Cava y el Champagne son similares en su proceso de elaboración ya que para producirlos se emplea el método champanoise o método tradicional. Consiste en una fermentación alcohólica doble. Tras la primera se obtiene un vino base, seco y de baja graduación. La segunda sucede en la botella y genera el carbónico de estos vinos espumosos. Fue una técnica inventada –o hallada– por Dom Pierre Pérignon.

Otra de sus similitudes reside en la clasificación en función del azúcar residual. Encontraremos Cava y Champagnes Brut Nature –hasta 3 g de azúcar residual por litro–, Extra Brut –hasta 6 g/l–, Brut –hasta 12 g/l–, Extra Seco –hasta 17 g/l–, seco –hasta 32 g/l–, Semi Seco –hasta 50 g/l y Dulce –más de 50 g/l–.

Diferencias

Cava y Champagne encuentran su primera diferencia en el territorio. El Champagne se puede producir únicamente en la región francesa de Champaña-Ardenas, de clima frío y lluvioso, condiciones que dan uvas menos maduras y más ácidas. El Cava no tiene tan delimitada su zona de producción. De hecho, en la actualidad se puede elaborar en cuatro zonas de España, tan dispersas como diversas y amplias.

Otra de las diferencias radica en el tiempo de crianza. El Cava se puede considerar como tal a partir de los 9 meses de crianza. Será un Reserva a partir de los 15 meses y un Gran Reserva a partir de los 36. El Champagne debe tener como mínimo 15 meses de crianza y los Millesimé –elaborados con el vino base de una sola añada– deben tener una crianza mínima de 36 meses.

Por último, el Cava y el Champagne son diferentes en cuanto a las variedades de uva. Para el Cava se utilizan las variedades tintas Garnacha, Monastrell, Pinot Noir y Trepat, y las blancas Macabeo, Xarel•lo, Parellada, Malvasía y Chardonnay. El Champagne utiliza solo tres variedades: las tintas Pinot Noir y Pinot Meunier y la blanca Chardonnay.

Consejos

Puedes comprar excelentes Cava y excelentes Champagnes. O no tan buenos. Y también puedes elegir espumosos que cumplan tus expectativas o que nos las cumplan. Ahí van algunos consejos para acertar.

Fíjate en el nivel de azúcar. Los espumosos Secos, Semi Secos y Dulces maridan bien con los postres pero generalmente serán demasiado empalagosos durante la parte salada de la comida. Los Bruts suelen gustar en aperitivos y los Brut Nature –los menos dulces– pueden funcionar muy bien acompañando una comida.

Otro detalle a tener en cuenta es el tiempo de crianza. Los espumosos más jóvenes suelen mostrar más aromas primarios, esto es, de frutas y flores, mientras que los espumosos con crianzas más largas son más vinosos, tendrán aromas más maduros –de fruta compotada–, pueden tener aromas oxidativos que recuerden a frutos secos y suelen desprender aromas de brioche por haber estado en contacto con sus lías durante más tiempo. Si quieres un vino más ligero, te funcionará bien un vino joven. Si quieres algo más rotundo y complejo, mejor elige un espumoso con una crianza de un par de años en adelante.

Aunque es odioso hablar de dinero, el precio es significativo. Normalmente nos da pistas de lo larga o corta ha sido la crianza –a mayor tiempo, más caro–. Pero, además, suele estar muy relacionada con la calidad del vino. En La vuelta al mundo en 80 bebidas, se estima que el precio medio de una botella de Champagne es de 25 euros y que en el caso de una botella de Cava el precio medio es de 20 euros –aunque este último punto nos parece un poco exagerado–.


Nota: En este post, en pro de facilitar la comprensión, hemos asumido que las particularidades del Cava se extienden a los espumosos amparados bajo las denominaciones Corpinnat y Clàssic Penedès.No es nada personal, estamos con vosotros.