Qué alegría, qué alboroto, cuando vas paseando por una ciudad que no conoces en busca de un Negroni en condiciones y… lo encuentras. Eso me pasó a mí en Castellón a principios del pasado octubre cuando entré al Canalla.

Lo cierto es que, cargadito de prejuicios, yo no esperaba nada de una incursión en capital de provincia. Deambulaba, como un flaneur cualquiera, con la vaga esperanza de encontrar un trago de calidad. Como quien busca un trébol de cuatro hojas o setas por el monte sin tener ni idea de silvicultura. En fin, zarandajas.

Llegue por casualidad al 65 de la calle Mayor, esquina con Cervantes, y ahí me llamó la atención lo chiquito de Canalla y la luz cálida que se escapaba por las cristaleras. La primera impresión fue buena y me decidí a entrar, a ver qué se agitaba. La segunda impresión…

Canalla Castellón

¿Qué tal, Pascual? CANALLA

La segunda impresión volvió a darse de lleno con mis prejuicios. Oficiaba Pascual Fernández, camarero de larga trayectoria, formado en bares, hoteles y escuelas, y me dijo dos cosas. La primera fue que trabajaban sin carta y la segunda, cuando le sugerí que buscaba un Negroni, me inquietó: “No hacemos la receta clásica porque nos parece que no está equilibrada”. ¿Cómo?

El Negroni de la NO discordia. JORDI LUQUE

En fin, yo había ido a jugar, así que con bastante desconfianza le pedí que me sacara ese Negroni.

Y oye, muy bien. Por fin me relajé. En Canalla suben la proporción de ginebra, bajan la de Campari, y añaden complejidad con unos granos de café, bitters de cacao y un twist de pomelo que descartan. Me gustó. Tanto que pe pedí a Pascual otra copa, lo dejé en sus manos.

Me sacó un White Lady, sin clara de huevo pero con un toque de jengibre. Algo así como la receta que –tremenda casualidad– compartíamos en las redes de Beber MAgazine aquél día. El trago estaba muy bueno también, con muy buen cuerpo y un equilibrio muy acertado entre el sour y la ginebra.

Jesus Mora en su bar. CANALLA

Pascual estaba en la barra. Pero el impulsor y propietario de Canalla es el bartender Jesús Mora quien decidió abrir un pequeño bar en el centro de Castellón para acercar la coctelería clásica, tiki y canalla, claro.

Bien por ellos. Bebí de lujo y me tragué mis prejuicios, ejercicio siempre conveniente.

Canalla: Calle Mayor, 65. Castellón de la Plana. Tel. 964 108 619. Mapa.