España tiene más de 180.000 bares, en los que trabajan profesionales cada vez mejor formados y con más inquietudes. Aunque la clientela no avanza tan rápido como ellos, algunos de estos bartenders se resisten a los cantos de sirena de las capitales de la coctelería española (si es que tal cosa existe), y permanecen fieles a las pequeñas ciudades que les vieron crecer -literal o figuradamente- o vuelven a ellas tras experimentar la gran ciudad.

Además de las dificultades obvias de regentar cualquier negocio, estos profesionales tienen al menos dos adicionales: la tarea de evangelizar y seducir a sus conciudadanos con nuevas propuestas y la obligación de viajar para lograr visibilidad en el sector y mantenerse al día sobre tendencias y nuevos productos. La pasión por la coctelería y una energía inagotable son, por tanto, valores imprescindibles para abanderar la causa del buen beber en ciudades pequeñas.

Conozcamos cinco de las coctelerías que están haciendo un gran trabajo ampliando el mapa coctelero de nuestro país. No se las pierdan, ni a ellas ni a sus protagonistas.

Café Niebla Bar

El Café Niebla Bar abrió sus puertas en 1985. Forma parte de los recuerdos de los salmantinos y, sobre todo, de los que estudiaron en su universidad durante las últimas tres décadas. En noviembre de 2016, con la entrada de nuevos socios, vivió una reforma estética pero también conceptual, convirtiéndose así en la mejor coctelería de la ciudad. Sergio Bermejo y Borja Mauriz, habituales finalistas y ganadores de competiciones nacionales, han apostado por una oferta líquida que cubre todos los momentos del día y todos los públicos: desde el vermut, donde cuentan con varias marcas y preparaciones en torno a este aperitivo, hasta una completa carta de coctelería, pasando por un excelente tratamiento del café.

En su afán por acercar la coctelería a los salmantinos, la carta cuenta con versiones de tragos clásicos y unas cuantas recetas propias que buscan sorprender al cliente con la vajilla, las técnicas y los ingredientes, pero sin olvidar nunca que lo más importante es el equilibrio y el sabor. Con un ambiente animado y cercano, en Café Niebla Bar es fácil sentirse cómodo. Todos los que crucen el umbral, sean aficionados a la coctelería o neófitos, encontrarán en su barra un refugio donde disfrutar de los mejores tragos.

Dónde: c/ Bordadores, 14, 37002, Salamanca

Meeting Point

La calleja de Los Cuernos en Avilés, por donde las vacas bajaban a abrevar a la fuente de La Cámara, acoge desde hace algo más de un año la coctelería Meeting Point. Jorge Serrano, barman asturiano premiado en varios certámenes y con una gran trayectoria internacional, ha apostado por esta ciudad para desarrollar una propuesta de coctelería con un claro enfoque gastronómico. La inspiración para crear la carta le vino de sus viajes por todo el mundo, en los que descubrió productos que le han servido para crear ingredientes caseros como el sirope de ortiga. Todos los cócteles incorporan ingredientes caseros, como un lemon sherbet que usa en su Whiskey Sour, o una soda casera de miel de flores que utiliza en un trago sin alcohol.

Pero la creatividad no está solo en el líquido, vasos con forma de búho o de bombilla y complementos inusuales como una trampa para ratones o una balanza, están fascinando a los avilesinos. Jorge cuida todos los detalles de la experiencia, desde la carta –que está hecha en madera de haya barnizada, con papel especial e ilustraciones originales- hasta el hielo, que fabrica él con agua baja en minerales e impurezas, sometida a ósmosis y rematada con nitrógeno líquido. Con una programación de música en directo, Meeting Point es un local imprescindible en una ciudad con poca tradición coctelera. Para encontrarlo, solo tenéis que buscar el búho que los antiguos propietarios labraron hace años en la fachada.

Dónde: c/ Alfonso VII, 1-3, 33402, Avilés

Alexander

Una coctelería donde beber grandes tragos en un ambiente de exuberancia, exceso y acumulación de maravillas por metro cuadrado tiene todo el sentido en una ciudad mestiza y bella como Granada. Alfonso Maya estudió Medicina pero decidió continuar con el negocio familiar y convertirlo en un lugar inclasificable, un oasis en el centro de Granada que pivota entre un club inglés y el Jardín del Edén.

El botellero sorprende por la cuidada selección de destilados de gama alta y referencias de embotelladores independientes difíciles de encontrar en España. La pasión de Alfonso por la profesión y su visión casi científica de la coctelería le han convertido en una rara avis. Cócteles magníficamente equilibrados, ingredientes caseros y poco comunes y una atención obsesiva por el detalle son algunos de los factores que hacen que una noche en Alexandre sea inolvidable.

Dónde: c/ María Luisa de Dios, 5, 18014, Granada

Distrito Cóctel Bar

Con 18 años recién cumplidos, a finales de los 90, Santiago Madueño refundó el cordobés Distrito Cocktail Bar, con la idea de transformar el mesón de barrio de su familia en una coctelería. Una loca idea que veinte años después fue profética y que le ha abierto las puertas de numerosas competiciones internacionales y le ha convertido en un nombre habitual en la industria. Pero lo más interesante es que ha conseguido acercar sus creaciones al público cordobés como nadie, adaptando el equilibro al gusto de la tierra e incorporando productos locales como vinos generosos, naranja amarga o flores silvestres.

Santiago hace del humor y la creatividad su seña de identidad. Sus cócteles responden a ideas en las que receta, presentación, nombre y vajilla actúan como un todo. Las paredes de Distrito Cocktail Bar albergan habitualmente exposiciones de artistas cordobeses y las rede sociales del local sorprenden de vez en cuando con videos humorísticos y parodias. Imposible aburrirse.

Dónde: c/ Goya, 8, 14006, Córdoba

Soda 917

A las afueras de Villaviciosa y muy cerca del pueblo pesquero de Tazones (Asturias), se esconde una coctelería que, tras 7 años de actividad, es ya un secreto a voces entre los buenos bebedores de la zona. La leyenda se alimenta con el boca a boca de los veraneantes, que hablan de este sorprendente local al volver a sus ciudades de origen. El local se llama Soda 917, soda por ser un producto muy común en el recetario clásico y 917 por el año de fundación del negocio original.

Kike Rojo, antiguo propietario del famoso Negroni de Barcelona, decidió reformar un antiguo chigre propiedad de la familia de su mujer y convertirlo en una coctelería. Parece imposible encontrar en un pueblo de Asturias una propuesta clásica, al nivel de las grandes ciudades y con más de 1000 referencias de destilados, especialmente rones y whiskies.

Soda 917 no tiene carta ni falta que le hace. Rojo adapta la oferta a los gustos y apetencias del cliente, siempre partiendo de tragos clásicos como el Negroni, el Dry Martini o el Bloody Mary. La música de jazz y una gran chimenea que enciende en invierno te transporta lejos, a la vez que te hace sentir como en casa.

Dónde: AS-256, 30, 33315 Villaviciosa, Asturias

Afortunadamente, estos cinco locales no son los únicos que proponen una coctelería de nivel en ciudades pequeñas y pueblos de España. Todos ellos tienen clientela fiel y buenas puntuaciones en la red, así que parece que gustan por igual al profesional y al bebedor. Esperemos que esta tendencia continúe y, además de encontrar más de cinco referencias de gin en cualquier local remoto, podamos también beber un Negroni o un Gin Fizz de calidad.

Foto de portada: Eaters Collective para Unsplash