La Catedral del cóctel

Así bautizó en el diario La Vanguardia hace más de 70 años al Boadas. La coctelería más antigua de Barcelona es también una institución de la ciudad, una especie de reducto a prueba de vaivenes sociales e históricos y un rincón pequeño en medio del tumulto donde el tiempo se para y nada importa en realidad, más allá de disfrutar del arte de un buen cóctel. Fundada en 1933 por Miguel Boadas, nacido en Cuba de padres catalanes y que había trabajado durante años en El Floridita, Miguel regresó en 1922 a Catalunya y tras trabajar en diversos bares, fundó el el Boadas durante la República. 

A partir de aquí, la historia del Boadas, a la que los parroquianos del local no le daban ni dos años de vida, transcurre en paralelo a la convulsa historia de la ciudad. Pasó la guerra, la postguerra y la oscuridad del franquismo pero Boadas brilló con luz propia primero gracias a Miguel y luego a su hija Maria Dolores Boadas, “la sacerdotisa de la Luna, de perenne sonrisa perlada” en palabras de Vázquez Montalbán. La gran virtud del Boadas es que es eterno. Sus cuatro paredes, que parecen detenidas en algún momento de mitad del siglo XX, nos contarían si hablaran historias de película, anécdotas de novela y verdades y opiniones vertidas por clientes como Antonio Machín, Jacinto Benavente, Joan Miró, Picasso, Josep Maria de Segarra, Manuel Vázquez Montalbán, Hemingway, Greta Garbo, Almodóvar o Santiago Auserón… entre muchos otros.

Hoy en día el trabajo de su heredero Jerónimo Vaquero, con Adal Márquez como head bartender y algunos barmans que llevan toda la vida allí, sigue siendo el mismo: servicio impecable, sonrisa perpetua y unos cócteles clásicos insuperables con la peculiar técnica del escanciado que introdujo Miguel en todos los cócteles para conseguir un oxigenado perfecto. 

Nadie que ame los cócteles y visite Barcelona dejaría escapar la ocasión de entrar en Boadas. Lugar de peregrinaje de los bartenders del mundo, la coctelería lleva 85 años en pie y vivirá para siempre, eso lo sabemos toda la gente de la ciudad. Nunca pasado, presente y futuro se han fusionado tanto como allí dentro. 

Dónde: Boadas Cocktail Bar. Calle Tallers 1, Barcelona 08001

Foto de portada: Web Boadas