Ayer por la tarde, en la bonita terraza del Hotel Pulitzer de Barcelona, se dieron cita un grupo de bartenders, expertos de la coctelería y amigos. Entre la personas que allí estábamos había seis más nerviosas que las demás: los participantes de la final española del Angostura Global Cocktail Challenge 2019.

Eran Andrea Senna y Filippo Andriola de Las Vermudas, Yann Tiesner de Collage, Sebastián Oliva de Pax 49, Frederick Castillo de Santamaría y Emanuel Giacone de Dux, y se jugaban un puesto en la final europea que tendrá lugar en Croacia.

Desde allí, el salto es grande: la final global se celebra en Trinidad y Tobago, hogar de Angostura, y aquel que se convierta en ganador mundial de la competición se llevará un premio de 10.000 dólares y será Global Ambassador de la marca durante dos años. ¡No es poca cosa!

¿Cómo funcionan los concursos de coctelería?

Si no estás muy familiarizado con esto de los concursos, te preguntarás: ¿y cómo se llega hasta aquí?

En el caso del Angostura Global Cocktail Challenge, aquellos que quisieran participar tenían que presentar online dos recetas escritas de creación propia, claro, de un cóctel con uno de los rones de Angostura y otro con Amaro de Angostura, incluyendo ambos alguno de los bitters de la marca, un vídeo preparando y presentando el cóctel con ron y otro tipo de requerimientos como un formulario y un breve texto de presentación.

¿Qué es lo que importa aquí? La buena presencia, un buen discurso y, por supuesto, unas buenas recetas. Y, dentro de que sean buenas recetas, que sean replicables en cualquier parte del mundo. Es decir: no hagas un cóctel con gofio canario, porque no hay gofio en China ni en Trinidad y Tobago.

Con toda esa información y teniendo varios criterios en cuenta se descartan participantes y se escogen aquellos que pasan a la final nacional. Esto ocurre tanto en España como en los demás países que forman parte de la competición. Y, ¡equilicuá!, aquí tenemos a los seis finalistas que presentábamos un párrafo atrás.

Los finalistas ante el jurado

Cada uno de ellos explicó y elaboró sus dos cócteles frente al público y el jurado. ¡Ah, que hay un jurado! Claro… siempre hay un jurado.

Esta vez estaba compuesto por Elvira Aldaz, colaboradora en Beber Magazine, escritora sobre coctelería y destilados en varios medios y editora de la revista Rumporter; Fernando Gómez, ganador de la edición pasada del concurso y bar manager de AÜAKT, y Sergio Calvo, director de marketing en Brandtender News.

Esta fase del concurso se trata de una puesta en escena, de un acto casi teatral, y cada concursante debe hacerlo de la manera que se sienta más cómodo porque los nervios están ahí.

Sebastián Oliva y Yann Tiesner se decantaron, por ejemplo, por un discurso más breve y sencillo, basado en una historia que les servía como hilo conductor para preparar sus cócteles.

Frederick Castillo simplemente explicó el desarrollo de sus cócteles con familiaridad y calma caribeña. Si estaba nervioso, lo disimuló muy bien, porque nadie se dio cuenta.

Emanuel Giacone, Filippo Andriola y Andrea Senna optaron por utilizar diversos elementos para explicar tanto la historia de Angostura como la suya propia.

Diversidad de cócteles

De igual manera que los discursos eran diversos, también lo fueron los cócteles. En cuanto a presentación podemos decir que hubo cócteles más sencillos y elegantes como los de Sebastián Oliva, Yann Tiesner y Frederick Castillo, y otros con más elementos decorativos como los de Emanuel Giacone, Andrea Senna y Filippo Andriola.

Una vez presentados los cócteles y sus correspondientes historias, le tocó el turno al jurado.

“Ha sido muy difícil elegir a un ganador porque unos concursantes eran muy fuertes en una cosa y otros en otras. Al final, encontrar a alguien que cubriera todas esas partes, el cóctel, el storytelling que lo acompañaba, el nombre, la forma de explicar la marca, de entenderla y transmitirla, su presencia y su conocimiento sobre el ron, era muy difícil”, nos cuenta Elvira Aldaz.

“Hay que tener en cuenta que a la hora de desarrollar los cócteles había que cubrir dos ramas muy diferenciadas, rones y amargos, y los competidores hicieron muy buen trabajo en ese sentido. Le dieron el protagonismo que debían a los productos de la marca. Todos los cócteles fueron diferentes: algunos basados en clásicos como el Negroni o el Gimlet, otros de autor, lácteos, Spritz, tiki…”, prosigue la única mujer del jurado.

Y el ganador fue…

Vale, vale. Entonces, ¿quién fue el ganador de la semifinal del Angostura Global Cocktail Challenge?

“Pensamos unánimemente que Emanuel Giacone era el que mejor iba a representar a España en la final europea. Sus cócteles fueron muy interesantes, así como su storytelling y su manera de entender la marca. A través de sus cócteles contó un poco de su pasado en Argentina y decidió incluir elementos como una bombilla de mate para representarlo. Esperamos que tenga mucha suerte en la final”, afirma Elvira.