Si eres amante del buen beber, como nosotras, hay un mueble que últimamente parece en desuso pero que necesitas en tu vida como agua de mayo. Estamos hablando, of course, de un carro de bebidas, carrito-bar o camarera. Y no hace falta que pienses en aquellos viejunos trastos en forma de globo terráqueo que presidían los salones nobles de la generación whiskera precedente, no. Ellos no tenían Ikea.

Efectivamente, el gigante sueco cuenta con un buen puñado de muebles a un precio muy competitivo que con un poco de maña se pueden convertir en un carro de bebidas precioso y apañado. Hemos seleccionado 8 hacks para que la próxima vez que tengas invitados puedas presumir de estilazo con tu carro de bebidas Ikea. 

Carrito Sunnersta, 24,99€

Junto con el Råskog –a continuación–, el carrito Sunnersta debe ser el más tuneado del mundo. Lo puedes encontrar en todas las estancias de la casa, pero aquí nos interesa lo bien que queda con una capa de pintura en rosa cobre y papel que imita mármol. Este DIY –Do It Yourself- es del blog Your Beauty.

Carrito Råskog, 39,99€

Lo hemos visto hasta la saciedad, tanto que es un top ventas de Ikea. Lo van cambiando de color pero el carrito sigue ahí y no parece que vaya a ser descatalogado. No vas a tener que hacer nada más que comprarlo, solo poner tus botellas favoritas encima, como aquí. 

Mesa de escritorio Vittsjö, 39,99€

¿Una mesa de escritorio? Pues sí. Meghan, de Life Style 365 ha sustituido el cristal por madera y le ha añadido cuelga-copas y botelleros. Voilà.

Estantería Kallax, 24,99€

Que levante la mano quien no tiene una Kallax –antes conocida como Expedit– en su casa. Es la reina de Ikea. Pues también puede ser la reina de tu mueble bar: sólo tienes que añadirle ruedas para que vaya contigo a donde quieras, como han hecho aquí. 

Mesa auxiliar Maryd, 69€

El estilo abuelita de campo de esta mesa-bandeja puede ser de lo más glamouroso tras pasar por chapa y pintura. Lo ha hecho Catherine del blog Dainty eligiendo dorado y rosa pálido. Eso sí, comparado con el resto de ejemplos esta mesa auxiliar nos parece carísima.

Carrito Molger, 49,99€

Kita, de Pass The Sushi, convierte este anodino carrito de madera en un en un veraniego carro de bebidas con solo aplicarle una manita de pintura. 

Carrito Grundtal, 29,99€

El Grundtal es feo a rabiar. Te lo imaginarías perfectamente en la consulta del dentista. Pero si le echas imaginación como Laura Edward puedes convertirlo en un elegante carro de bebidas. Te lo enseña en su tutorial de Youtube. Está en inglés pero queda claro clarinete.

 ¡Saca el Ikea hacker que llevas dentro y hazte tu carro de bebidas Ikea!