Ce-le-bri-ties (léase con la voz de Joaquín Reyes).

Así era la cortinilla sonora de la sección estrella de “Muchachada Nui” donde Joaquín interpretaba de manera paródica a famosos.

Y es que todo lo que rodea a la gente famosa nos llama la atención, la notoriedad vende.

Pero ellos, que también son seres humanos, no siempre se limitan a su profesión generadora de reputación (de haberla). No. 

El vino, siempre tan ligado al poder (del tipo que sea), resulta una tentación demasiado potente como para, teniendo los medios, no hacer algún tipo de incursión. A veces por pura inversión, otras porque realmente les gusta este mundillo. 

El caso es que en la siguiente relación incluyo cinco bodegas de diversa latitud en la que una persona mediática está involucrada, de una u otra manera, en proyectos bastante interesantes.

A veces su participación es meramente industrial (poner pasta) y otros sí que son/ parecen (lo que viene a ser lo mismo) bastante winemakers.

Empiezo.

Celler Vall Llach. Famoso: Lluís Llach. Profesión: Cantante.

Y lo hago fuerte, porque esta bodega propiedad, junto con otro socio, del sr. Llach en DOQ. Priorat está, por derecho propio, entre una de las más prestigiosas dentro de una región que precisamente no anda escasa de súper vinos.

Tienen una gama extensa en la que predominan los tintos pero con algún blanco bien interesante. Sus precios empiezan en los poco más de 15 euros llegando a su #cultwine “Mas de la Rosa” que ronda los 100 euros y es un vinazo descomunal.

Gracias sr. Llach por todo su arte… aunque nadie conozca dos canciones suyas.

Sangue d´Oro. Famoso: Carole Bouquet. Profesión: Actriz.

Cuando se habla de este proyecto, al menos yo, siempre he leído textos que caen en el machismo al atribuir la responsabilidad del wineloverismo de esta muchacha a su grotesco ex compañero sentimental, y también winelover (o alcohólico), Gérard Depardieu.

Lo mismo fue así, lo desconozco, pero esta chica no deja de ser francesa e inquieta, requisitos más que suficientes para ser una gran interesada en el mundo del vino por si sola.

Además el blanco dulce que se marca Carole Bouquet en la siciliana isla volcánica de Pantelleria donde hace su Passito (así se llama a este tipo de vino en Italia) está espectacular, demostrando mucho mejor gusto que su expareja rusa.

Eso si el medio litro de esto sale por unos 55 euracos.

Bodega Soto-Manrique. Famoso: David Silva. Profesión: puta leyenda del fútbol mundial.

De este ilustre listado, plagado de gente talentosa, David Silva es con el único con el que he hablado. Solo fueron unos 35 segundos, por teléfono, y no me dio tiempo a más que a soltarle, cual adolescente inadaptado, que le admiraba mucho. Fue tan bonito…

El caso es que su papel aunque, por ahora, sea el de inversor en este proyecto, junto a otros dos socios, sí me consta que estamos ante un winelover en ciernes. Este crack bebe bien y no solo por potencia de fuego (presupuesto).

Además ve mis #Instacata60 por lo que ya estáis todos comprando las garnachas de Soto-Manrique que además están buenísimas gracias al buen hacer de mi amiga, y no menos #cultwinemaker, Bárbara Requejo. Yo soy muy sotomanriquer.

Caduceus Cellars. Famoso: Maynard James Keenan. Profesión: cantante.

Posiblemente de esta lista sea el más cercano a ser considerado elaborador de vino. Y es que el cantante de “Tool” o “A Perfect Circle” es propietario de esta bodega situada en Jerome (Arizona) y si visitáis su Instagram está todo el rato metido en faena.

Qué ya sabemos cómo van estas cosas y lo mismo todo es pura pose (algo por cierto también muy de elaborador español) pero yo le veo muy a tope.

Si no conocéis a Maynard James Keenan, más allá de que eso os convierta en unos grandes ignorantes musicales, debéis saber que su obra está plagada de lenguaje y simbología iniciática además de esoterismos varios.

Todo muy sincrético: uno de sus tintos se llama “Anubis” y otro “Airavata”. Se lo flipa fino. Eso sí, no van baratos: los 50 o 100 dólares los cogen con facilidad.

Lo que sí que no se es como está el vino porque en España no me consta que tenga distribución y en su web, en la que se deja de hostias y está muy orientada a la venta, no parece que envíen pedidos a Europa.

Una pena.

Armand de Brignac. Famoso: Jay-Z. Profesión: rapero.

Muy mítico fue cuando Jay-Z en el vídeo de su single “Show Me What You Got”, lanzado en 2006, en pleno boicot de la nación rapera al Champagne Louis Roederer Cristal (200 euros), aparecía con una novedad espumosa del mercado: una botella del también exclusivo espumoso francés Armand de Brignac (365 euros).

El precedente a tal reacción era que la gente de Louis Roederer había definido como “atención no bienvenida” al intensivo uso que hacían de sus botellas los raperos.

Más tontos y clasistas no pudieron ser. Con la ilusión que le hace a LVMH que a su espumoso más icónico los reggaetoneros lo apoden “donperi” (en referencia a Dom Perignon).

En ese momento nadie imaginaba que el magnate musical neoyorkino no solo se iba a comprar una botella de su nuevo Champagne favorito. No. Jay-Z es más grande que la vida y en 2014 decidió comprar la compañía. BUM!

Jay-Z tiene 99 problemas pero el dinero no es uno de ellos. 

Sin embargo uno de esos 99 problemas sí que puede ser el horterismo, porque la botella es un rato fea. Ahora bien el contenido (he probado el Gold, el Rosé y el Blanc de Blancs) no está nada mal. Sobrepreciado pero no más que otros de por ahí.