Ya llevamos unos días de confinamiento y, aunque el winelover de bien le está dando a la botella con animación, se echa de menos no hacer wineparties.

Eso de beber con tu winegang mientras va degradando tu consciencia… es que es muy divertido.

Por ello a falta de esta actividad que ya harán los supervivientes con fruición a la salida, vengo hoy aquí con pequeñas reseñas de contenidos disponibles en diferentes plataformas digitales para ver, y echar de menos, como la gente bebe en grupo.

Todo para que sepáis qué elegir porque, aunque aún quede confinamiento, tampoco es cuestión de desperdiciar el tiempo.

Sour Grapes, 2016. Documental. Netflix.

De hecho, por si vais con prisa ya empiezo con el mejor contenido relacionado con el vino que yo he visto.

Aborda el famoso, para los winelovers, caso de Rudy Kurniawan. 

Su aparición a lo “Gran Gatsby”, su pericia para rodearse de incautos con mucho dinero junto con el responsable, sin escrúpulos, de una casa de subastas generaron el mayor fraude relacionado con falsificaciones de botellazas del que yo tengo constancia.

Hay momentos memorables. Sociológicamente es muy interesante ver como se comporta el wineloverismo más etiquetero y estúpido ante la cruda realidad.

Qué bonito es creerse mentiras.

Our Blood is Wine. 2018. Documental very winelover. Amazon Prime.

Café para los muy cafeteros. Todo el que no sea un iniciado que se abstenga.

Un somm chicagüense, o al menos residente en Chicago, y con ganas de querer molar todo el rato, se marca un viaje por Georgia para ver de primera mano la cuna del vino con sus kvebri, su, por momentos, viticultura salvaje, su odio a la URSS y sus vinazos.

Además del flipado sumiller y su fular (de bofetón), aparecen elaboradores de tinajas, productores de culto y paisajes arrebatadores.

Quizá no es lo más apropiado para ver durante una cuarentena pero nos da ideas de destinos a visitar en cuanto salgamos.

Amigas con solera, 2019. ¿Comedia?-Drama involuntario-Survival Horror. Netflix.

El mejor chiste de toda esta peli es la faltona traducción que se ha hecho en España de su título original “Wine Country”.

Parece increíble que una peli dirigida por Amy Poehler e interpretada por ella misma junto a Tina Fey o Maya Rudolph no tenga ni tres escenas que provoquen risa, o sonrisa, o algo que no sea tedio.

Si eres winelover no te va a aportar nada. Si eres un ser humano tampoco. Para una cobaya si que puede ser entretenida.

La trama va de cómo un grupo de mujeres celebran el 50 cumpleaños de una de ellas yendo a visitar Napa.

A lo largo de esta tortura visual van resolviendo sus ridículos y manidos dramas consigo mismas y con respecto a sus amigas.

Si hubieran ido a celebrarlo a una casa rural cualquiera o a una piscina de bolas la historia no se vería afectada. 

No la veáis. 

Falcon Crest. 1981-1990.

Multigénero que va desde el drama a la comedia, pasando por el thriller psicológico, suspense, ciencia-ficción y home invasion. 227 episodios. 9 temporadas. Yo creo que en You Tube estará entera o si no os la bajáis.

Esta serie estadounidense a los menores de 35 años ni les sonará pero hizo historia en España. Pocos culebrones fueron tan populares en los 80 y ninguno tenía a un personaje tan maligno como Doña Angela Channing: matriarca de una familia de viticultores de la región de Tuscany (recreación de Napa), y dueña y señora de Falcon Crest y de la bodega allí ubicada, Gioberti.

Toda la serie va de las maquinaciones malvadas y retorcidas de esta señora mayor empoderada, y medio demente, orientadas a conservar su poder y, ya de paso, hacerse con la propiedad colindante (Viñedos Agretti).

También aparecía el arrebatador D. Lorenzo Lamas, un latín lover de marca blanca al que se denominaba “el rey de las camas” por una campaña de publicidad, de dudoso gusto, de la empresa valenciana “Reig Martí” que, contra todo pronóstico, sigue funcionando.

No tiene escenas de masacres en bodas a manos de terroristas moldavos como en Dinastía pero su argumento está muy vigente en más de una bodega española de la actualidad. Es tan cultura pop, que en este país se llamaba a la gente mala del sexo femenino, y cierta edad, Angela Channing.

Ejemplo real autobiográfico: Abuela si no me compras la Mega Drive es que eres una Angela Channing. Acto seguido me cayó una hostia.

Somm. 2012. Documental. No se donde se puede ver por eso no lo he visto.

Sí, estoy recomendando un contenido que aún no he visto, pero es que me han insistido tanto en que lo vea, sobre todo “civiles”, que digo yo será bueno. 

Claro que también todo el mundo estaba muy a tope con Stranger Things y es horrenda.

Pero bueno tiene un 6,5 en Filmaffinity y un 7 en IMDB.

El caso es que va de cuatro sumilleres que intentan sacarse el prestigioso Master Sommelier, grado tan duro, o tan en inglés, que no lo ha obtenido ningún sumi español.

Parece ser que la gracia reside en que estos chicos están muy obsesionados con el vino, loquísimos, pero claro, a ojos de un no iniciado. Lo mismo lo ve un winelover y le parece un martes más.