Hace ya unos años que 1862 Dry Bar forma parte de la escena coctelera madrileña. Concretamente, siete años recién cumplidos el pasado martes 30 de abril. Alberto Martínez, su propietario, sigue apostando con éxito por lo que apostaba desde el primer día: ser un bar de cócteles, sin más pretensiones. Entiende su bar como entiende que serían los bares de las épocas doradas de la coctelería, y ahora lo plasma en el siglo XXI.

Sus cócteles se mueven en lo clásico y les gusta llamarlos “cocktails like they used to be”. Su punto de partida es el año 1862, de ahí el nombre del local, cuando se publica la conocidísima The Bartender’s Guide de Jerry Thomas, que definiría las familias de cócteles.

En la carta actual de 1862 Dry Bar hay tres secciones: los infaltables clásicos; los Improved Classic Cocktails, con destilados de alta gama; y los cócteles de autor, donde aparece, cada año, una receta de cada una de las personas que trabajan en el local. La carta se renueva de forma anual y, estad atentos, porque este mes presentan novedades.

1862 Dry Bar es el espacio perfecto para disfrutar la coctelería al cien por cien, al son del mambo o el jazz o, por qué no, de una buena conversación. Y cuando vamos a Madrid, nos encontraréis sin duda allí.

Dónde: Calle del Pez, 27, 28004 Madrid